2 de agosto de 2006

Cuba.- El cineasta polaco Zanussi se muestra preocupado por Cuba y alerta de que Raúl Castro "puede ser peor" que Fidel

BARCELONA, 2 Ago. (EUROPA PRESS) -

El director de cine polaco, Krsytztof Zanussi, tildó hoy de "preocupante" la situación política que se está viviendo en Cuba y dijo que "Raúl Castro puede ser mucho peor que Fidel", durante la presentación de su última película en Barcelona.

El director polaco, creador del movimiento 'El cine con inquietud moral', dijo que Raúl Castro es "mucho más rebelde y violento" que su hermano, lo que le hace "mucho más peligroso". También comparó el régimen cubano con el que se vive en Bielorrusia, el "vecino polaco", apuntó.

Zanussi fue invitado a la segunda Muestra de Cine sobre la Familia donde presentó su film sobre la diplomacia 'Persona non grata'. Invitado a ser embajador de su país en varias ocasiones, el director declaró que "no quería ser embajador" ya que "prefería hacer cine a política" y reconoció que de los políticos le interesaba más "la vertiente humana".

Respecto a la situación política polaca, ironizó con la presencia de los hermanos gemelos Kaczynski al frente de su país por ser "única", aunque expuso que el problema en la política polaca "no se encuentra en el conservadurismo sino en el populismo".

RELACIÓN CON JUAN PABLO II Y EL CINE MORAL

'Un país lejano' (1976) fue la primera película biográfica sobre Juan Pablo II, al que Zanussi conoció "en dos ocasiones". El director de cine polaco habló del lado "más humano" del Pontifice y recordó que sus películas "trataban de buscar la verdad".

Según el cineasta, "la verdad es una acumulación de experiencias y generaciones" y tiene en "la familia monogámica la mejor forma de transmisión". Según él, la familia polígama, "como la del mundo árabe", tiene "más dificultad para transmitir experiencia".

Zanussi empezó a hacer cine moral "como modo de contestación al marxismo y al relativismo moral. Regresar a los valores morales fue una forma de protesta ya que el hombre honesto no puede apoyar el sistema totalitario". En su opinión, una demostración de este hecho es que "sólo uno de los grandes cineastas polacos fue del partido comunista".

El director se mostró reacio a la recuperación de la memoria histórica. A su entender, representa un "peligro" ya que "resulta difícil recuperar la memoria histórica y no hacerlo de forma unilateral", concluyó.