2 de marzo de 2011

Cuba.- Clinton aclara que los cambios en la política hacia Cuba no buscan "complacer al régimen" de Castro

WASHINGTON, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, ha asegurado que los cambios anunciados por el Gobierno de Barack Obama en la política hacia Cuba no buscan "complacer al régimen" de Raúl Castro sino "ayudar" a los habitantes de la isla.

Clinton hizo estas declaraciones el martes ante el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes durante una comparecencia en la que explicó las estrategias en materia de política exterior. Cuba fue uno de los temas que despertó un debate después de que algunos congresistas criticaran a Obama por hacer "concesiones" a La Habana.

"No estamos buscando levantar sanciones para complacer al régimen de Castro, más bien estamos tratando de ayudar al pueblo cubano", ha aseverado Clinton, al afirmar que la Casa Blanca ve con preocupación que en la isla todavía se cometen "terribles abusos" contra disidentes.

Desde que Obama asumió el poder en 2009 ha flexibilizado los viajes de los cubanos-americanos hacia la isla, así como el envío de remesas con el supuesto interés de apoyar una eventual transición democrática. El pasado enero decidió suspender por otros seis meses el Capítulo III de la Ley Helms-Burton, para que las empresas norteamericanas que quieran hacer negocios con La Habana no puedan ser sancionadas.

"Al pueblo de Cuba le interesa que Washington mantenga un enfoque positivo y le deje claro que el gobierno y el pueblo estadounidenses apoyan su libertad y futura democracia", ha explicado la jefa de la diplomacia estadounidense.

Congresistas y grupos de la disidencia en Miami han criticado severamente la postura asumida por Obama, pues consideran que estas medidas solo contribuirán a que el régimen de los hermanos Castro pueda sobrevivir, a pesar del embargo comercial que Washington mantiene sobre la isla desde hace casi medio siglo.

Clinton también se ha referido al caso del contratista estadounidense Alan Gross, detenido en diciembre de 2009 en La Habana cuando "estaba intentando ingresar ayuda a Cuba". El régimen castrista le acusa de distribuir ilegalmente equipos de comunicación satelital.

La Fiscalía cubana ha pedido 20 años de prisión contra Gross por el delito de "actos contra la independencia o la integridad del Estado". El juicio comenzará el próximo viernes, 4 de marzo, en el Tribunal Provincial de La Habana.