16 de diciembre de 2015

Cuba y Costa Rica buscan salida a la crisis de los migrantes cubanos

   LA HABANA/SAN JOSÉ, 16 Dic. (Notimérica) -

   El presidente de Cuba, Raúl Castro, y el mandatario costarricense, Luis Guillermo Solís, buscan una salida a la situación generada en la frontera de Costa Rica donde unos 5.000 emigrantes cubanos llevan tiempo atrapados en su viaje de exilio a Estados Unidos.

   Solís arribó este martes a La Habana para una visita oficial de dos días a la Isla, y fue recibido por Raúl Castro, quien volvió a culpar a Estados Unidos de la crisis humanitaria generada en la frontera de Costa Rica y Nicaragua.

   El mandatario cubano reiteró que la política de 'Pies secos-Pies mojados', el 'Programa de Parole para el Personal Médico Cubano' en terceros países y la 'Ley de Ajuste Cubano' "alientan la emigración ilegal, ponen en peligro la integridad de los migrantes, son discriminatorios respecto a los demás países de la región y generan serios problemas para nuestras naciones y los propios Estados Unidos, cuyos gobiernos han sido los responsables de la situación creada", según recoge Granma, órgano oficial del comité central del Partido Comunista de Cuba.

   Según el medio oficial cubano, ambos mandatarios coincidieron en la necesidad de encontrar lo antes posible una solución adecuada que tenga en cuenta el bienestar de los ciudadanos cubanos y contribuya a garantizar una migración "legal, segura y ordenada".

   Castro reiteró que los cubanos que se encuentran en Costa Rica y deseen regresar a Cuba "tienen todo el derecho de hacerlo, según establece la ley migratoria".

   SOLÍS: SOLUCIÓN MULTINACIONAL.

   Con anterioridad a esta reunión, el mandatario centroamericano ofreció una conferencia de prensa en la que defendió la tesis de una solución multinacional al tema de los migrantes cubanos que se encuentran en esa nación.

   Solís explicó que el Gobierno continúa trabajando con intensidad en el plano diplomático con el fin llegar a un acuerdo que permita la salida de los cubanos del territorio costarricense, informa Prensa Latina.

   "Estamos trabajando intensamente en el plano diplomático para lograr acuerdos que permitan la salida de los cubanos" antes de la cumbre del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) que se celebrará esta semana en El Salvador, afirmó el mandatario costarricense.

   También confesó que se siente "defraudado" porque no se haya cumplido con "el espíritu" del acuerdo de entendimiento que los países centroamericanos, "incluidos los que hoy se niegan", suscribieron en octubre pasado para facilitar el "tránsito seguro" de los migrantes de Cuba.

   El mandatario costarricense insistió finalmente en que no se trata de un problema bilateral de Costa Rica con ningún otro país, sino de un asunto que debe ser visto con una perspectiva multinacional.