2 de noviembre de 2012

Cuba.- Cuba acusa a EEUU de impartir cursos y entrenar a personas en su embajada para actuar contra el régimen

MADRID, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno cubano ha acusado este jueves a Estados Unidos de impartir cursos y formación y facilitar acceso a internet a "mercenarios" para que actúen en contra del régimen dentro las instalaciones de la Sección de Intereses (SINA) que tiene Washington en La Habana.

En un comunicado, el Ministerio de Exteriores cubano denuncia que la SINA "sigue fungiendo como cuartel general de la política de subversión del Gobierno norteamericano contra Cuba", cuyo principal objetivo es "fabricar un movimiento de oposición al Gobierno legítimo de Cuba y fomentar la desestabilización interna para provocar un 'cambio de régimen'" en la isla.

Según el Ministerio, a las "actividades ilegales" que la legación diplomática realiza desde hace años y que "tienen que ver con las funciones de una misión diplomática", se han sumado ahora "tareas de capacitación".

Así, afirma el comunicado publicado en el diario oficial 'Granma', la SINA ha establecido en su sede "locales y centros ilegales de Internet para proveer entrenamiento e impartir cursos a personas, con el objetivo de que actúen contra los intereses del Estado cubano".

Esto constituye, según La Habana, una "violación flagrante de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, de las leyes cubanas y del propio acuerdo que dio origen al establecimiento de la Sección de Intereses".

"En Cuba, como en muchos países, se requiere del consentimiento del Estado cubano y de la aprobación del Ministerio de Educación Superior para poder impartir programas docentes o cursos" y además es necesaria una "autorización y una licencia de operación del Ministerio de Informática y Comunicaciones para ofrecer servicios de Internet", denuncia el Ministerio, subrayando que "la SINA no cuenta con ningún permiso" de este tipo.

"PRUEBAS IRREBATIBLES"

Según el Gobierno cubano, "existen pruebas irrebatibles de que las actividades ilegales que realiza la SINA son financiadas con fondos oficiales del Gobierno norteamericano", unos fondos que también se usan para ofrecer "una buena retribución monetaria" a los "mercenarios" a los que se insta "a protagonizar acciones provocadoras, desplegar campañas de manipulación sobre la realidad del país y actuar contra el orden constitucional cubano".

Así las cosas, La Habana considera que "estas acciones subversivas, unidas al recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero (...) y la utilización de nuevos pretextos para evadir la propuesta de sostener un diálogo serio, respetuoso y en condiciones de igualdad entre ambos países, que Cuba ha reiterado, demuestran que el actual Gobierno de Estados Unidos no tiene la voluntad real de dejar atrás las peores políticas y prácticas de la Guerra Fría y no desiste de sus intentos por tratar de someter a nuestra nación a su dictado".

Por último, el Ministerio de Exteriores pide el cese de estas "actividades ilegales, injerencistas, ofensivas y provocadoras" y que se deje de incitar a realizar "acciones dirigidas a subvertir el orden constitucional que el pueblo cubano ha elegido legítima y soberanamente, y advierte de que "Cuba no cederá terreno a la injerencia y que utilizará todos los mecanismos legales a su alcance para defender la soberanía conquistada y hacer valer el respeto al pueblo cubano y a las leyes del país".