26 de diciembre de 2006

Cuba.- Cuba cierra el año 2006 con un crecimiento del PIB del 12,5 por ciento, según datos de la Asamblea Nacional

LA HABANA, 26 Dic. (EUROPA PRESS) -

Cuba concluye el año 2006 con un crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) del 12,5 por ciento, lo que constituye la mayor cifra de crecimiento del Gobierno de Fidel Castro, en las casi últimas cinco décadas, según datos de la Asamblea Nacional del país caribeño.

Desde 2004 el crecimiento del PIB ha sido constante en Cuba, según datos oficiales ofrecidos durante la última Asamblea Nacional, a la que asistió el pasado viernes el vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Raúl Castro Ruz, hermano del jefe del Estado, Fidel Castro.

El mandatario cubano delegó sus poderes a su hermano Raúl tras someterse a una intervención intestinal el pasado verano.

Según comunicó la comisión de Asuntos Económicos de la Asamblea, 2006 fue un año en el que maduraron varios principios de la política económica aplicada desde años anteriores como "el establecimiento del control de cambios, la eliminación del dólar de la circulación monetaria y su devaluación, la consolidación del peso convertible, el funcionamiento de la cuenta única de ingresos del Estado y la centralización de las decisiones sobre el uso de la divisa con sentido estratégico y el cumplimiento estricto de las obligaciones financieras" para lograr obtener una mayor financiación.

Durante la celebración de la última Asamblea, que preside Ricardo Alarcón, se subrayó que el 2007 se conocerá como 'Año 49 de la Revolución'. Los diputados cubanos aprobaron por unanimidad la iniciativa realizada por el presidente de la Asamblea, quien propuso que a partir de ahora, cada año se denomine por el orden cronológico de los aniversarios de este hecho de la historia cubana.

Según calificó el propio Raúl Castro, ninguna idea refleja mejor los intereses de los cubanos "que los años de la vida de la revolución".

El segundo secretario del Partido Comunista cubano, Raúl Castro, afirmó que la idea había sido consultada a Fidel Castro, quien se mostró de acuerdo con la propuesta.

En la sesión, los diputados evaluaron las tendencias económicas y sociales de 2006 y aprobaron los presupuestos generales de 2007. La comisión de Asuntos Económicos de Cuba se había pronunciado previamente y se centró en la exposición de las deficiencias económicas internas del país.

Según la citada comisión, las deficiencias más flagrantes son el transporte de pasajeros, la construcción y reparación de viviendas, las producciones agrícolas, el desarrollo de energía y faltas relacionadas con la falta de disciplina social y laboral.

Para mejorar estos aspectos Raúl Castro instó a dicha comisión de la Asamblea a que en la próxima reunión presenten un informe en el que se analicen las causas y se propongan soluciones.

En este sentido Alarcón, señaló que una vez analizados todos los aspectos se "requiere la labor activa del pueblo" e incidió en que "sólo con la intervención real de la gente en el ejercicio del poder y la participación social podremos enfrentar las tareas por delante", expresó Alarcón.