2 de junio de 2009

Cuba.- Cuba comienza a aplicar los apagones a más de un centenar de empresas estatales

LA HABANA, 2 Jun. (Reuters/EP) -

Cuba comenzó a aplicar ayer los indeseados apagones a más de un centenar de empresas estatales en las primeras sanciones por el derroche de energía puestas en marcha por el Gobierno de Raúl Castro para contrarrestar los crecientes problemas económicos que enfrenta ese país.

"Las primeras medidas (...) comenzaron a aplicarse ayer para contrarrestar el sobregasto de electricidad", indicó el diario oficial 'Granma', al citar que en Holguín, en el este del país, le fue cortado el servicio eléctrico "a 70 entidades estatales" pertenecientes al Instituto de Recursos Hidráulicos, Informática y Comunicaciones, CIMEX, Construcción, Azúcar y Turismo.

Las medidas de austeridad llegan después de dos semanas de reiteradas advertencias del Gobierno cubano, en un intento por paliar los efectos en la isla de la crisis económica internacional. El ministro de Economía de Cuba, Marino Murillo, dijo la pasada semana que la proyección de crecimiento del país había sido reducida de 6 por ciento a menos de 2,5 por ciento para el 2009.

Cuba, igual que otros países del Caribe, ha sido duramente castigada por la crisis financiera que disminuyó sus ingresos por exportaciones claves, agotó los créditos y redujo las inversiones extranjeras.

'Granma' dijo que las sanciones de corte de electricidad fueron aplicadas a otros 42 centros en Holguín, en tanto que en Camagüey, en el centro-este de la isla, se les suprimió el servicio eléctrico por 72 horas a unos 50 centros estatales.

En Holguín se decidió apagar parte del alumbrado público en una céntrica zona de la provincia, "donde hay más de una lámpara, y completamente en la madrugada", informó el diario del Partido Comunista de Cuba.

La isla, que aún se recupera de los 10.000 millones de dólares (7.000 millones de euros) en daños por el azote de tres huracanes en 2008, anunció la imposición de severas restricciones al consumo que van desde los apagones hasta la reducción en las frecuencias de los autobuses del transporte público.

Las 14 provincias del país y el municipio de Isla de la Juventud recibieron órdenes de reducir su consumo de energía en al menos un 12 por ciento o enfrentarán los apagones. Este llamamiento incluye el sector residencial y las empresas estatales, que representan más del 90 por ciento de la actividad económica local.

Las nuevas medidas han comenzado a recordar a muchos cubanos los tiempos más duros de la crisis económica local de los años 1993 y 1994, conocida como "período especial", que aterrizó en la isla tras el colapso de la Unión Soviética, su principal socio comercial, y la pérdida de los 5.000 millones de dólares (3.500 millones de euros) anuales en subsidios que Moscú otorgaba a La Habana.