11 de mayo de 2011

Cuba.- Los cubanos, a la expectativa del levantamiento de las restricciones de viajes al exterior

LA HABANA, 11 May. (Reuters/EP) -

Una eventual flexibilización de las restricciones migratorias en Cuba, como parte del plan de reformas impulsadas por el presidente Raúl Castro, ha generado expectativas positivas entre los cubanos que la ven como la medida de mayor impacto doméstico en décadas.

La propuesta, incluida entre más de 300 reformas aprobadas a mediados de abril durante un congreso del gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC), ha sido esperada por años entre los cubanos, que para viajar deben presentar una carta de invitación de un familiar o amigo en el país de destino y obtener un permiso de salida oficial.

Muchos están entusiasmados, pese a que no quedó inmediatamente claro cuándo o cómo sería implementada. Pero el solo hecho de que un documento con detalles de las reformas publicado el lunes propusiera escuetamente "estudiar una política que facilite a los cubanos residentes en el país viajar al exterior como turistas", levantó toda clase de expectativas.

Incluso, generó esperanzas acerca de si la medida favorecerá a los menores de edad, que hasta ahora sólo pueden salir definitivamente de Cuba estando impedidos de viajar al exterior como turistas.

Aunque, de ser implementada, esa reforma no salvaría a los cubanos del requisito de solicitar visados que debe cumplir el resto de latinoamericanos para poder entrar a la mayoría de países desarrollados.

"Sería perfecto, sería una idea maravillosa (...) Eso da un sentimiento como de un poco más de libertad", dijo a Reuters Yoendry Carrillo, de 30 años, residente en Estados Unidos y de visita en la isla.

La inmigración es un tema sensible en Cuba, de donde cientos de miles de personas se han marchado desde la revolución de Fidel Castro en 1959, unos por razones políticas y otros económicas.

Cuba, que ha acusado por años a Estados Unidos de alentar la inmigración ilegal para desestabilizar su sistema político y fomentar el "robo de cerebros", quedaría en la disyuntiva de decidir si limita o no los viajes de algunos profesionales, entre ellos los médicos.

Algunos en La Habana especulaban sobre si la medida reduciría la emigración, en un país donde muchos viven agobiados por los bajos salarios y ven en la posibilidad de emigrar una solución para sus problemas.

"Si dieran la posibilidad de viajar y salir yo pienso que todos regresarían", comentó Aidelín Alfonso, estudiante universitaria de 20 años. "Eso facilita conocer cómo se vive en otros países y así valorar más lo que tenemos", agregó, aludiendo a la cobertura gratuita de salud y educación en la isla.

LAS REFORMAS DE CASTRO

Intelectuales y artistas cubanos han pedido por décadas que se eliminen las restricciones de viaje, mientras que disidentes han acusado al Gobierno de mantenerlos retenidos en la isla al privarlos del permiso de salida.

"El que tenga la idea de irse se va a ir y el que tenga la idea de ir y regresar, va a regresar (...) No debemos tener miedo a que las personas salgan", dijo Raúl Alfonso, un jubilado de 61 años que tiene parte de su familia fuera de la isla.

Desde que asumió oficialmente la Presidencia en 2008, Raúl Castro prometió mejorar la vida de los cubanos y eliminar el "exceso de prohibiciones". Desde entonces liberó la venta de ordenadores y teléfonos móviles, abrió a los cubanos las puertas de los hoteles exclusivos para turistas y está expandiendo el sector privado y reduciendo el rol del Estado en la economía, pero sin acudir a estrategias neoliberales ni a las conocidas "recetas" económicas.

El VI Congreso del Partido Comunista aprobó también la compra y venta de casas y coches entre particulares, un mercado prohibido durante medio siglo. Algunas de las medidas económicas con las que Castro aspira a reflotar el socialismo ya están en marcha, pero otras tendrán todavía que recorrer una larga ruta que pasa primero por convertirse en leyes con sus modificaciones.