21 de junio de 2006

Cuba.- Los diplomáticos de la UE han tenido cuatro reuniones con la disidencia y 10 con otros grupos sociales

MADRID, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Angel Moratinos, afirmó hoy que desde que suspendieron las sanciones diplomáticas de la UE a Cuba los embajadores han mantenido cuatro reuniones con distintos "sectores de la disidencia" y los consejeros políticos de las embajadas otras 10 con representantes sociales y de la Iglesia, además de hacer un seguimiento de la situación de Derechos humanos.

"¿Cual es la alternativa a nuestra política?, díganoslo, la estudiaremos", le dijo el ministro al senador del PP Alejandro Muñoz Alonso, que le preguntó en el pleno del Senado por el mantenimiento de la posición común de la UE sobre Cuba y su decisión de dejar en suspenso las sanciones diplomáticas de 2003, a petición del Gobierno español.

Moratinos dijo que el texto aprobado el 12 de junio expresa preocupación por la situación Derechos Humanos en Cuba, además de mantener en suspenso las "medidas" y quiso hacer hincapié en que "no hay una posición española y una de los 24", sino que el texto se aprobó por unanimidad de los Veinticinco.

Además, incidió en que las sanciones diplomáticas, propuestas por el Gobierno Aznar, no lograron "ninguna excarcelación del grupo de los 75 (disidentes encarcelados esa primavera)", mientras que con la nueva política salieron de prisión 14, entre ellas Marta Beatriz Roque, que en mayo de 2005 celebró un congreso de disidentes, "el único en la isla hace dos décadas".

"El diálogo con las autoridades y ampliar el contacto con diferentes sectores sociales es la mejor manera de mejorar la relación entre la UE y Cuba", reiteró.

Sin embargo, Muñoz Alonso insistió en pedir al Gobierno que deje de contemplar a Cuba con un "espejo ideológico" y que constate que "las realidades son muy poco estimulantes".

El senador dijo que las sanciones diplomáticas de 2003 fueron "moderadísimas" y admitió que "puede que la dureza con un régimen como el de Castro no consiga mucho, pero el apaciguamiento tampoco logra resultados". Con la primera opción, dijo, al menos se salvan "la dignidad y los valores democráticos", mientras que en el segundo "el deshonor" es a cambio de nada.

A su juicio, suspender las sanciones sólo ha logrado "reiterados insultos de las autoridades cubanas a los europeos" a cargo de los altos cargos cubanos, incluido Fidel Castro que, afirmó, llama a los líderes europeos "la pandillita".

Además, subrayó que en este año y medio han entrado en la cárcel muchas otras personas y afirmó que Moratinos parece actuar "como abogado defensor de Castro". "Preferiríamos que lo fuera de los disidentes y de los otros ciudadanos que no pueden disfrutar de las libertades".