7 de marzo de 2007

Cuba/EEUU.- Bush afirma que el futuro de la isla deben decidirlo los cubanos y no "alguien o el hermano de alguien"

Considera que el modelo que promueve Hugo Chávez es "ineficiente" y genera más pobreza, y asegura que no funcionará

WASHINGTON, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, afirmó ayer, en una entrevista en Washington con corresponsales extranjeros de los cinco países latinoamericanos que visitará esta semana, que el futuro de Cuba deben decidirlo sus ciudadanos y no "alguien o el hermano de alguien".

Según consideró, "un periodo de transición es libertad", por lo que señaló que lo que se debe esperar es que el pueblo cubano "tenga el derecho a expresarse abiertamente, sin miedo a represalias, que se pueda expresar en las urnas y que pueda desarrollar su potencial como resultado de una economía abierta".

"Espero que insistamos juntos en que transición no significa transición de una figura a otra, sino de un tipo de gobierno a otro, basado en la voluntad del pueblo", destacó Bush, quien agregó que el destino de Cuba no debe ser decidido por "alguien o el hermano de alguien", en referencia al traspaso de poderes de Fidel Castro a su hermano Raúl el pasado julio, cuando fue operado por una grave dolencia intestinal.

A este respecto, subrayó a los periodistas de Colombia, Guatemala, Brasil, Uruguay y México que, aunque no sabe cuánto tiempo vivirá el líder cubano, "el sistema de gobierno que ha impuesto al pueblo no debe vivir si eso es lo que el pueblo decide".

MODELO DE CHÁVEZ

En cuanto al llamado modelo alternativo de desarrollo liderado por el presidente venezolano, Hugo Chávez, Bush resaltó que "cada líder tendrá que adoptar un estilo de gobierno y un modelo económico que crea que traiga prosperidad" para su país, pero afirmó que cree "firmemente que una industria manejada por el gobierno es ineficiente" y genera más pobreza.

Así pues, indicó que Estados Unidos lleva "un mensaje de mercados abiertos y gobiernos abiertos" a la región latinoamericana. "Nuestra presencia en la región es a veces muy silenciosa, pero efectiva. El propósito principal del viaje es decirle a la gente que tomamos a la región y sus problemas en serio y tenemos buenos resultados", apuntó.

"Dejaremos que otros presenten su propuesta sobre la mejor forma de proceder, dejaremos que otros vengan y expliquen por qué sus puntos de vista tienen sentido. Lo que le puedo decir es que el sistema de gobierno y sistema económico que promovemos es justo", remarcó el mandatario estadounidense.

No obstante, reconoció que "hasta que la gente no sienta el progreso en su bolsillo habrá frustraciones con las normas de gobierno", pero aseguró que "eso no significa que uno deba volver a algo" (el modelo de Chávez) que, según opinó, no funcionará.