3 de febrero de 2015

Cuba pide a EEUU que sus diplomáticos en la isla reduzcan su ayuda a los opositores

MADRID, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El Gobierno de Cuba ha recalcado este lunes que el bloqueo estadounidense a la isla "no ha terminado" y ha solicitado a Washington que sus diplomáticos reduzcan su ayuda a los opositores de cara a la normalización total de las relaciones bilaterales.

   "Nosotros hemos dicho (a Estados Unidos) que estamos dispuestos a sostener una discusión en esta dirección, pero que para ello es muy importante que cambie la conducta de los diplomáticos norteamericanos en La Habana", ha dicho la directora general para Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores, Josefina Vidal.

   "En particular nos estamos refiriendo a que debe cambiar la manera de actuar de esos diplomáticos en el sentido de estimular, organizar, entrenar, abastecer, financiar a elementos dentro de nuestro país que actúan contra los intereses de nuestro Estado, contra los intereses del Gobierno y del pueblo cubanos", ha agregado.

   Así, ha recalcado que "la Convención de Viena, que debe ser la base sobre la cual funcionen las nuevas embajadas, establece muy claramente que hay que respetar las leyes del Estado receptor", según ha informado el diario estatal cubano 'Granma'.

   Vidal ha recordado además que lo que se ha producido en las últimas semanas ha sido "la modificación de la aplicación de algunos aspectos del bloqueo (estadounidense)" a través del uso por parte del presidente estadounidense, Barack Obama, de sus capacidades ejecutivas.

   En este sentido, ha apuntado que, pese a que la ley Helms-Burton, aprobada en 1996, establece que el fin del bloqueo ha de ser anunciado por el Congreso, el presidente "puede autorizar la inmensa mayoría de las cosas relacionadas con el bloqueo".

   "De otra manera, el presidente Clinton, en los años 1998 y 1999 no hubiera podido modificar algunas cuestiones que permitieron ampliar los viajes a Cuba de algunas categorías de norteamericanos", ha dicho.

   "Tampoco Obama hubiera podido en los años 2009 y 2011 restablecer las visitas familiares a Cuba, restaurar la posibilidad para el envío de remesas a nuestro país y también permitir que un grupo de norteamericanos, que están comprendidos en un grupo de 12 categorías, pudiesen visitar nuestro país", ha enumerado.

"NO EXISTE UN 'QUID PRO QUO'"

Relacionadas

   Por otra parte, Vidal ha sostenido que, debido a que las relaciones entre Cuba y Estados Unidos "han sido históricamente asimétricas, no se puede aplicar un enfoque de lo que se llama en diplomacia 'quid pro quo'".

   "Hay muchas más cosas que desmontar del lado de Estados Unidos que del lado de Cuba, porque en Cuba no tenemos sanciones contra empresas o ciudadanos norteamericanos, y tampoco tenemos un territorio ocupado en Estados Unidos que podamos cambiar por el territorio ocupado en la base naval en Guantánamo", ha puntualizado.

   "No tenemos programas financiados desde Cuba con vistas a influir dentro de la situación de Estados Unidos o a promover cambios en el orden interno de Estados Unidos, no tenemos transmisiones radiales y televisivas ilegales, especialmente concebidas desde Cuba hacia Estados Unidos, sino que es lo contrario", ha recordado.

   Pese a ello, ha reconocido que, "en todo proceso de negociación diplomática, en algunos temas es posible encontrar puntos en los que podemos decir: 'Bueno, yo estaría dispuesto a dar esto y yo estaría dispuesto a dar lo otro, aún y cuando sea de forma asimétrica'".

   "Lo que pasa es que hay una confusión, y la prensa, de alguna manera la prensa internacional alimenta la confusión en el sentido de que hay personas que piensan, o que aspiran o pretenden que como parte de este proceso de negociación Cuba pondría sobre la mesa cuestiones que son totalmente del orden interno cubano y que son cuestiones de soberanía cubana.  Eso no va a ocurrir", ha zanjado.

NUEVA ETAPA

   Vidal ha resaltado además que, pese a que "no se puede decir que haya un cambio en los objetivos (en Cuba por parte de Estados Unidos), se ha iniciado una nueva etapa" en las relaciones entre ambos países.

   "La etapa anterior vamos a decir que existió hasta el 17 de diciembre del 2014, era una etapa que estuvo caracterizada, signada por la confrontación.  Yo diría que pasamos ahora de la etapa de una confrontación abierta, con políticas muy agresivas y hostiles, a una etapa en la que hemos decidido que vamos a restablecer relaciones para buscar solución a algunas de esas políticas hostiles que permanecen y que deben cambiar en esta nueva fase que abrimos", ha dicho.

   Así, ha matizado que en esta etapa "no van a desaparecer las contradicciones, no van a desaparecer las diferencias políticas entre Cuba y Estados Unidos, que son profundas", por lo que ha juzgado que "no van a desaparecer las fricciones, los problemas".

   "Pero sí se supone que vamos a transitar hacia un periodo en que cuando restablezcamos relaciones, vamos a dotarnos de mecanismos que no existían, que no existen todavía, pero que se supone que los vamos a construir, para lidiar con esos problemas (...) para buscarles solución de manera conjunta, aun cuando no desaparezcan las diferencias", ha remachado.