23 de febrero de 2011

EEUU denuncia la "intimidación continua" de opositores con motivo del aniversario de la muerte de Orlando Zapata

WASHINGTON, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Estados Unidos ha recordado este miércoles al preso político cubano Orlando Zapata Tamayo, un año después de su muerte, y ha pedido con motivo de este aniversario el fin de la "intimidación continua" que sufre la disidencia de la isla y, en especial, la familia del fallecido opositor.

Zapata Tamayo, detenido el 20 de marzo de 2003, se declaró en huelga de hambre el 3 de diciembre de 2009 para exigir mejoras en las condiciones carcelarias. El 23 de febrero del año pasado, falleció en el Hospital Hermanos Ameijeiras de La Habana, donde había sido ingresado a causa de su delicado estado de salud.

El portavoz del Departamento de Estado norteamericano, P.J. Crowley, ha recordado en un comunicado que Zapata falleció "defendiendo el derecho universal a la libertad de expresión".

En este sentido, ha deplorado la "intimidación continua y el acoso al que somete el Gobierno cubano a activistas y miembros de la familia de Zapata, incluida su madre, Reina Luisa Tamayo, que trabajan para promover los Derechos Humanos en la isla".

Al menos un centenar de opositores han sido detenidos este miércoles en Cuba para impedir la celebración de actos conmemorativos de la muerte de Zapata. El presidente de la CCDHRN, Elizardo Sánchez, ha confirmado en declaraciones telefónicas a Europa Press que se han producido "al menos 46 detenciones arbitrarias" y "56 arrestos domiciliarios ilegales" de "opositores pacíficos".

"Nos unimos a la comunidad internacional y a la cubana para exigir al Gobierno de Cuba que libere inmediatamente a los presos políticos", ha dicho Crowley, quien ha pedido que estas excarcelaciones se amplíen y no sólo afecten a los detenidos durante la ola represiva de marzo de 2003, conocida como Primavera Negra.

Para Washington, la muerte de Orlando Zapata pone de manifiesto "la injusticia de la detención de presos políticos que deberían ser liberados sin demora". Por este motivo, confía en que llegue "el día en que todos los ciudadanos cubanos puedan determinar libremente su futuro y expresar sus ideas y opiniones en su país sin miedo a ser detenidos o a un encarcelamiento injusto".