20 de diciembre de 2014

La hija de Raúl Castro dice Cuba no quiere regresar al capitalismo

LA HABANA, 20 Dic. (Reuters/EP) -  

   "Cuba no quiere regresar al capitalismo", ha dicho este viernes Mariela Castro, una de las hijas del presidente cubano Raúl Castro, que ha pasado a la historia como el hombre que negoció el fin de medio siglo de hostilidades con Estados Unidos y que deberá avanzar en la normalización de las relaciones diplomáticas.

   El comentario de Mariela Castro, una sexóloga famosa en la isla por su lucha en defensa de las minorías sexuales, llega en un momento en el que muchos, tanto dentro como fuera de Cuba, especulan sobre el futuro del país comunista tras el anuncio del restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos producto de un acuerdo entre Castro y el mandatario estadounidense, Barack Obama.

   La Habana y Washington han sido enemigos ideológicos durante más de medio siglo, en el que no han faltado hostilidades y desconfianza mutua que llegaron a empujar al mundo al borde de una guerra nuclear en 1962, pocos años después de la revolución socialista que llevó a Fidel Castro al poder en 1959.

   "En Cuba va a pasar lo que el pueblo quiera que pase, y el pueblo de Cuba no quiere regresar al capitalismo", ha reiterado Mariela Castro en entrevista con la agencia de noticias Reuters.

   "Nos encanta decir que somos un país en revolución intentando hacer el socialismo y que formamos parte de un partido unido que se llama Partido Comunista de Cuba", ha agregado.

CONFIANZA EN EL FUTURO

   Esta semana Castro y Obama sorprendieron al mundo con la  trascendental decisión de restablecer las relaciones diplomáticas interrumpidas en 1961, después de una llamada telefónica de casi una hora.

   "La única condición que Cuba puso desde que triunfó la Revolución es establecer nuestros vínculos con otros países, con otros estados, sobre la base del respeto a nuestros derechos, a nuestra soberanía", ha señalado Mariela Castro, en un alto de una sesión del Parlamento en la que estaba presente el presidente cubano.

   "A veces la gente decía qué cabeza dura Fidel, qué cabeza dura son los líderes cubanos. Bueno pues mira, nos han dado una enseñanza importante, nos han enseñado de que nunca debemos ceder en nuestros principios", ha insistido.

   Como parte del acuerdo fue liberado el ex contratista Alan Gross, condenado a 15 años de cárcel en Cuba por intentar conectar a Internet a grupos de cubanos, en un caso que agravó las ya tensas relaciones entre ambos países en los últimos años.

   Además fueron puestos en libertad tres agentes de inteligencia cubanos presos desde 1998 en Estados Unidos. Cuba también liberó a un espía de origen cubano y le envió a suelo estadounidense.

   En cualquier caso, Obama aseguró que la isla tiene asignaturas pendientes, como hacer cambios en el frente de los Derechos Humanos y avanzar en las reformas económicas que inició el presidente Castro tras haber sucedido a su hermano Fidel en el 2008.

   Por su parte, Raúl Castro, de 83 años, ha indicado que lo principal todavía no se ha resuelto y que el embargo comercial de Washington debe cesar. Si acaso el embargo es eliminado, las compañías estadounidenses tendrán que negociar con el Gobierno cubano contratos de inversión en la isla.

   Mariela Castro ha halagado el discurso de Obama, que los cubanos pudieron ver por televisión, y ha dicho que la isla no debe temer al futuro y que su padre confía en la juventud de Cuba.

   "Estamos en un momento de nuestra historia en que no debemos temerle a las dificultades que se avecinan, incluso a males que conocemos y otros que conoceremos", ha sentenciado.