3 de febrero de 2015

EEUU subraya que "la naturaleza del régimen cubano no ha cambiado"

WASHINGTON, 3 Feb. (Reuters/EP) -

   Estados Unidos ha confirmado que unos 140 presos políticos fueron detenidos en Cuba durante el mes de enero, tal y como había denunciado la oposición, mostrándose consciente de que "la naturaleza del régimen cubano no ha cambiado".

   "Hemos visto un descenso significativo en el número de detenciones, pero no quiero decir que un mes representa una tendencia", ha dicho Tom Malinowski, máximo responsable de Derechos Humanos del Departamento de Estado, en una audiencia ante el Congreso.

   La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) informó el lunes de que en enero se produjeron "al menos 178 detenciones arbitrarias por motivos políticos, una de las cifras más bajas en los últimos años".

   La CCDHRN recordó que, frente a las 178 detenciones arbitrarias de este mes, en enero de 2014 hubo 1.052, el mayor pico de los últimos años, mientras que en 2013 se registraron 364, en 2012 631, en 2011 268 y en 2010 117.

Relacionadas

   "Resulta notoria la disminución del número de detenciones de corta duración", destacó la CCDHRN, aunque volvió a exigir al Gobierno cubano "que ponga fin a la represión política, muchas veces violenta, y que deje de recurrir a la represión y la intimidación sistemáticas contra diversos sectores de la sociedad".

ANUNCIO HISTÓRICO

   El pasado 17 de diciembre Barack Obama y Raúl Castro comparecieron ante el mundo en discursos casi simultáneos para anunciar que por primera vez en más de cinco décadas Estados Unidos y Cuba habían llegado a un acuerdo para iniciar el deshielo.

   En un primer paso, el 21 y 22 de enero una delegación estadounidense de alto nivel se entrevistó con las autoridades cubanas para abordar la reanudación de las relaciones diplomáticas, que pasa por la reapertura de embajadas en Washington y La Habana.

   El Gobierno cubano ha fijado su meta en el fin del bloqueo comercial impuesto por Estados Unidos en 1960, pero Obama ha advertido de que se trata de un objetivo a largo plazo porque requiere la connivencia de la Casa Blanca y el Congreso.