18 de noviembre de 2006

Cuba.- El embajador de Cuba advierte a EEUU de que la isla está "preparada" para una "guerra popular"

El embajador venezolano en Madrid defiende un "nuevo socialismo" basado en la lucha contra la pobreza

MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

El embajador de Cuba en España, Alberto Velazco San José, advirtió hoy a Estados Unidos de que la isla está "preparada" para una agresión exterior y de que cualquier "aventura militar" norteamericana será respondida con una "guerra popular" que generará un alto coste a Washington.

El embajador hizo estas declaraciones en un foro de cooperación organizado en Madrid por Izquierda Unitaria Europea-Izquierda Verde Nórdica (GUE/NGL), durante una ponencia en la que el embajador de Venezuela en España, Arévalo Méndez Romero, describió el modelo de cooperación de su país y defendió un "nuevo socialismo" basado en la lucha contra la pobreza.

Por su parte, el periodista Pascual Serrano, también presente en el foro, recordó la existencia de diferentes experiencias internacionales de izquierdas e indicó que el "eurocentrismo" conduce al error de pensar que el modelo europeo cuenta con la "patente" en este asunto. Para Serrano, Venezuela cuenta con un modelo de izquierdas del siglo XXI, diferente a los iconos revolucionarios generados en Cuba.

Sin aludir al estado de salud del presidente cubano, Fidel Castro, Velazco aseguró que "la revolución continúa" y que el hermano del mandatario, Raúl Castro, "ha asumido la responsabilidad". "No ha pasado nada", afirmó. "El país ha continuado normalizándose y hasta los índices de delincuencia han bajado", añadió.

Raúl Castro asumió el pasado 31 de julio el poder en Cuba de forma temporal, a la espera de que su hermano se recupere de su convalecencia. Mientras, el país se prepara para celebrar el 2 de diciembre, varios meses después del cumpleaños de Fidel Castro, un homenaje a los 80 años presidente, cuya última aparición ante los medios de comunicación se produjo el 28 de octubre.

El embajador cubano destacó la "importancia de la unidad de las fuerzas revolucionarias" y recordó que Cuba ya sufrió un "golpe demoledor" con la caída de la Unión Soviética, del que se repuso a pesar de tener que soportar un "doble bloqueo", en alusión a las restricciones impuestas por Estados Unidos y al final de la llegada de enseres rusos.

No obstante, consideró que Cuba cuenta con un "gran capital humano" y será capaz de recuperarse a la situación actual. Tras la caída de la Unión Soviética, recordó, "la gente salió a la calle a celebrar el colapso de la revolución cubana y luego tuvo que deshacer las maletas". "Otra vez van a tener que deshacer las maletas", añadió en alusión a los festejos de este verano de la disidencia cubana en Miami, tras el anuncio de la convalecencia de Castro.

"PREPARADOS" PARA UNA GUERRA

El embajador transmitió la idea de que la isla vive una situación de normalidad "sin ningún peligro" en la que incluso la delincuencia se ha reducido, pero se mostró contundente a la hora de valorar una posible intervención militar norteamericana.

"La revolución continúa y no está en peligro, salvo que a alguna cabecita caliente en Washington se lanzase a una aventura militar en nuestro país", aseguró el embajador. "Ya advirtió Fidel que será la última aventura militar de Estados Unidos", añadió.

Velazco advirtió a Washington de las consecuencias de una intervención militar. "No somos Irak (...), llevamos muchos años preparándonos para una agresión" y "hemos preparado a nuestro pueblo para una guerra popular que puede costar a los americanos mucho más de lo que pueden soportar en pérdidas de soldados", afirmó.

"Cada rincón de nuestro país se va a convertir en un baluarte de la revolución", continuó el embajador, para el que cada ciudadano "con un fusil y una mirilla telescópica" tiene capacidad para abatir a un grupo de soldados estadounidenses.

SOCIALISMO CONTRA LA POBREZA

Por su parte, el embajador de Venezuela, Arévalo Méndez Romero, centró su discurso en la necesidad de crear un "nuevo socialismo" que parta de lo humano y que se centre en combatir la pobreza. "El viejo socialismo no nos sirve al no entender que lo social es netamente humano", explicó.

Méndez citó algunos de los puntos básicos de este nuevo modelo de izquierdas, entre ellos la lucha contra el hambre y contra la exclusión, el frenazo a los procesos de privatización de la salud, la educación y el agua potable y, en tercer lugar, la creación de un sistema de cooperación internacional basado en intercambios directos.

Sobre este último asunto, al que están dedicadas las jornadas organizadas por GUE/NGL, el diplomático venezolano abogó por una cooperación "no dolarizada" en la que Estados Unidos no se aproveche del rendimiento de sus divisas en las transacciones y en el que se produzca un intercambio directo de productos entre países.

Puso como ejemplo los intercambios de Venezuela con Cuba, a la que ofrece petróleo a cambio de colaboración médica y cooperante, así como el pago de petróleo por vacas argentinas, queso uruguayo o bananas y azúcar del Caribe.

"Hacemos un intercambio directo y algunos dicen que es hacer trueque", y lo cierto es que "no es una transacción comercial en la que, al fin y al cabo, los dólares pasen por Estados Unidos", afirmó el diplomático, que sustuvo que este modelo no es "ni radical ni fundamentalista" y que consideró que los Tratados de Libre Comercio (TLC) "no sirven", aunque recordó que el Gobierno de Hugo Chávez no ha roto ninguno.

"El peligro de esta cooperación", concluyó, es que "los gasoductos van hacia el sur, hacia Argentina, y no hacia el norte", hacia Estados Unidos, que ve esta maniobra como un "atentado a sus intereses". "Tenemos que asumir el riesgo", concluyó.