18 de marzo de 2007

Cuba/España.- Amnistía y las Damas de Blanco denuncian la situación de 65 opositores cubanos detenidos desde 2003

MADRID, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

Con motivo del cuarto aniversario de la "oleada represiva" llevada a cabo en 2003 y que tuvo como resultado el encarcelamiento de 75 intelectuales cubanos, la ONG Amnistía Internacional (AI) celebró hoy un acto simbólico en el que reivindicó la libertad para 65 presos de conciencia encarcelados por diversas causas políticas en diferentes prisiones de Cuba bajo el régimen de Fidel Castro.

El Director de Amnistía Internacional en España, Esteban Beltrán, denunció las "duras restricciones a la libertad de información y expresión" existentes en Cuba y que afectan a miles de personas. Así, informó que estos 75 presos están acusados de delitos "tan terribles" como pasar información a AI, o bien, por publicar boletines criticando al Gobierno cubano. "Son personas encarceladas injustamente", concluyó.

AI, aprovechó el acto para solicitar el levantamiento del embargo llevado a cabo por EEUU en el año 59. Según explicó Beltrán, "informes de Naciones Unidas demuestran que este embargo ha hecho que se restrinjan los medicamentos esenciales que necesitas los cubanos para vivir".

Por su parte, la delegada para Europa de las Damas de Blanco, Blanca Reyes, movimiento creado por las mujeres y familiares de los presos encarcelados para denunciar la situación de estos, describió las condiciones en las que se encuentran estos presos como "de hacinamiento en inhumanas cárceles, en las que se ven obligados a convivir con presos comunes altamente peligrosos".

Reyes explicó que "el omnipotente poder imperante en Cuba se lanzó desenfrenadamente" sobre los presos," cerró las calles, allanó sus hogares y durante muchas horas registraron hasta el más mínimo orificio".

GRAN OBRA TEATRAL

La presidenta del movimiento, explicó que semejante despliegue fue una "gran obra teatral", que trató de impedir que los cubanos perdieran el miedo, "ya que comenzaban a expresarse libremente". En este sentido explicó que los presos eran periodistas independientes que "escribían sus artículos agrupados en diversas agencias".

"Elaboraban la revista de Cuba en una biblioteca independiente en la sede de la sociedad de periodistas Manuel Márquez Sterling, salían a la calle para recolectar firmas y estaban unidos en un proyecto de promoción de los Derechos Humanos y la Democracia en Cuba", aseguró.

ARMAS "MUY PELIGROSAS"

Según afirmó Reyes, "se llevaron armas muy peligrosas, la Declaración de los Derechos Humanos, libros, escritos, algunos equipos de fax, comprados al Gobierno, viejas maquinas de escribir, y quizás algún ordenador".

"Bien sabían las autoridades que no encontrarían armas de fuego, ni documento sobre planes para derrocar al Gobierno. Ellos no eran agentes al servicio de ninguna potencia extranjera", matizó la que es esposa de una de los presos políticos, ya liberado, Raúl Rivero.

"Esperamos que las autoridades de cuba no vuelvan a lanzar otra ola represiva, lo cual no puede descartarse", deseó Reyes. "No obstante no esta lejano el día en que veamos recompensados nuestros actuales sufrimientos en una Cuba prospera y reconciliadas", concluyó.