15 de mayo de 2007

Cuba.- Una exposición en La Habana muestra evidencias de los ataques de Posada Carriles contra la isla

El teniente coronel Hernández Caballero denuncia el "compromiso del Gobierno de Estados Unidos con estos terroristas que ellos mismos crearon", entre ellos, Posada Carriles

LA HABANA, 15 May. (DE LA ENVIADA ESPECIAL DE EUROPA PRESS, EVA GONZÁLEZ) -

El Gobierno cubano, en su habitual lucha por demostrar los supuestos crímenes que el anticastrista Luis Posada Carriles, --recientemente liberado por un tribunal de Estados Unidos-- ha tratado de cometer contra ese país, inauguró recientemente en la sede del Centro de Prensa Internacional de La Habana una exposición que incluye fotografías, armas, documentos y pruebas recogidas por sus servicios de Inteligencia que ponen en evidencia sus ataques contra Cuba.

En la muestra, titulada 'Cuba contra el terrorismo y la impunidad' se exponen pruebas materiales de la "actividad terrorista" contra Cuba y que se han recopilado en la última década en relación con la participación de varias personas, entre las que destacan el propio Carriles, Otón René, Francisco Chávez, o el salvadoreño Otón Rodríguez Yerena, en la ejecución de presuntos atentados.

"Yo soy parte de los hijos que investigaron los hechos terroristas entre 1990 y 1998 contra instalaciones turísticas en los que Posada Carriles tiene un papel preponderante, desde que viene de Centroamérica, y recluta mercenarios para que atenten contra instalaciones turísticas en Guatemala y mercenarios de El Salvador", explicó, en declaraciones a Europa Press, el comisario de la exposición, el teniente coronel, Roberto Hernández Caballero, encargado de la investigación del departamento de delitos contra la seguridad del Estado en la década de los '90. "Nuestra Inteligencia no se dirige (dedica) a investigar sobre americanos sino sobre posibles terroristas", añadió.

En relación con la reciente liberación de Luis Posada Carriles por un tribunal estadounidense, Hernández Caballero consideró que liberar a "un terrorista le da patente de corso, licencia a estos grupos terroristas extremados que radican en Miami, para seguir organizando y ejecutando actos violentos contra Cuba o contra cualquier otro país.

"Cuando conocí la liberación de Posada Carriles, no pensé ni como militar cubano ni como investigador del Departamento de Seguridad. Lo hice como hombre que vive en este siglo donde el terrorismo es un flagelo con el que se producen muchas víctimas", expuso Hernández.

"Informes de la CIA declaran que estos son peligrosos y sin embargo no hacen nada contra ellos. Hay un compromiso del Gobierno de Estados Unidos con estos terroristas que ellos mismos crearon, a los que dieron tareas para ejecutar y todos ellos se convirtieron en verdugos de los intereses de Estados Unidos, activistas de la guerra sucia para incluso asesinar a dirigentes políticos en correspondencia con los intereses de su Gobierno. Posada Carriles y todos ellos conocen varios secretos del Gobierno de Estados Unidos, como por ejemplo la implicación de ese país en la 'Operación Cóndor', manifestó el militar cubano.

De Otón René, detenido en Cuba, el comisario explicó que "fue reclutado personalmente por Posada Carriles", al tiempo que puso de manifiesto "otra evidencia" como "es el caso de los tres guatemaltecos, reclutados por Francisco Chávez Abarca".

"Éstos en sus declaraciones, cuentan cómo Chávez Abarca había intervenido en la colocación de una bomba en Cuba y que además se reunieron con el director de la Fundación Cubano Americana, Armando Monzón Plasencia, ya fallecido, y con Ramón Medina, alias de 'Posada Carriles en un hotel de Guatemala donde resolvieron los pagos para la ejecución de sus actos a estos tres guatemaltecos. Francisco Alvarado Godoy fue reclutado por la Fundación Cubano americana en 1994 pero entregó los explosivos que le facilitaron para atentar contra el cabaret 'Tropicana'", insistió el teniente coronel.

Finalmente, el comisario de la exposición dijo que el mundo "debería estar preocupado con esta política hipócrita y de doble rasero que practica Estados Unidos donde da licencia a terroristas para ejecutar, para matar. Eso cuando quieren imponerse como líderes de la lucha antiterrorista".