17 de agosto de 2007

Cuba.- La Federación Latinoamericana de mujeres rurales pide que desaparezca la doble moneda en Cuba

LA HABANA, 17 Ago. (EP/AP) -

La Federación Latinoamericana de mujeres rurales de Cuba pedirá a la Asamblea Nacional de Cuba que desaparezca el curso de doble moneda en el país, para lo que organizó una campaña de recogida de firmas denominada 'Con la misma moneda'.

De las 10.000 firmas necesarias para poder presentar la propuesta ante la Asamblea Nacional indicaron que ya han recopilado más de 6.000 firmas. Según informó la portavoz de la Federación, Belinda Salas, cientos de personas tratan buscan firmas aunque las autoridades cubanas tratan de impedir su trabajo.

"Debería ser un balance económico" dijo Salas que añadió que la doble moneda ha originado diferencias sociales y económicas en la isla caribeña porque los salarios en pesos cubanos que reciben la mayoría de los ciudadanos no cubren las necesidades.

El pasado 26 de julio en la conmemoración del Asalto del Cuartel Moncada, presidente en funciones Raúl Castro reconoció el problema de los salarios.

Las autoridades cubanas comentaron en varias oportunidades que estudiaban como reducir la diferencia que existe entre el peso cubano y el llamado peso convertible, cotizado 1,08 dólar estadounidense (0,80 céntimos de euro), la moneda aceptada en las llamadas "shopping" donde ya no se puede comprar con dólares estadounidenses. En Cuba circulan desde hace unos 15 años las dos monedas.

Salas señaló que una botella de aceite de cocina cuesta unos tres dólares en las tiendas llamadas "shopping", una fortuna para los cubanos cuyo salario mínimo es el equivalente de unos 11 dólares mensuales.

En Cuba el salario medio es de 16 dólares, suma insuficiente para adquirir los productos básicos en un país donde la educación, la salud y algunos otros productos reciben fuertes subsidios del Estado.

Según Salas, el pueblo cubano tiene la esperanza que Raúl Castro haga algunas reformas económicas que puedan mejorar su vida, sin embargo no se registraron mayores cambios desde que hace un año el presidente Fidel Castro delegó el poder en su hermano Raúl.

"Las posibilidades de cambios con el número dos (como llaman los cubanos a Raúl Castro) son más probables", dijo Salas.