6 de marzo de 2007

Cuba.- Fidel Castro ha ordenado más de 8.000 ejecuciones desde que llegó al poder, señala organización Archivo Cuba

MADRID, 6 Mar. (EUROPA PRESS) -

Desde que comenzó el Gobierno de Fidel Castro en Cuba en el año 1959 hasta la actualidad unas 8.000 personas han sido asesinadas y otras 200 han desaparecido por manifestarse en contra del régimen dictatorial. De estos casos, 5.775 fueron muertes por ejecuciones o fusilamiento; 1.234 por asesinatos extrajudiciales y 984 fueron homicidios provocados dentro de las prisiones.

Estas cifras se desprenden de la investigación realizada por la directora de la organización Archivo Cuba, María Werlau, la cual fue presentada hoy en un hotel de Madrid por la Asociación Iberoamericana por la Libertad (AIL). Werlau inició su explicación señalando que "el régimen de Castro ha mostrado desde sus comienzos un profundo desprecio por la vida humana" y cuestionó "el silencio" que mantienen algunos sectores sociales de varios países ante "estos crímenes contra la humanidad".

A este respecto, aclaró que Archivo Cuba lleva contabilizados hasta la fecha 8.000 homicidios autorizados por el Gobierno cubano a través de sus indagaciones y entrevistas a familiares de las víctimas, pero se trata de un número que "va en ascenso, ya que hay otros casos que no los conocemos aún". Por lo tanto, acotó que este resultado evidencia que durante el mandato Castro han muerto "más personas que durante la dictadura de (Augusto) Pinochet (en Chile)".

Así, Werlau expresó que, pese a las reiteradas denuncias que ha expuesto la disidencia cubana en foros internacionales, todavía "existe un profundo desconocimiento del enorme costo en vidas de la llamada Revolución Cubana y esto de alguna manera contribuye a que persevere la ignorancia sobre la esencia violenta del régimen de Castro".

La ley cubana vigente señala que existen un total de 112 causas por las que se puede aplicar la pena de muerte a una persona en ese país, comentó Werlau al referirse a las medidas que "desde siempre" ha asumido el régimen de Castro para advertirle a los ciudadanos que "ellos son los únicos que mandan ahí y hacen lo que quieren".

Werlau aclaró que estas cifras que manejan no tienen en cuenta aquellas personas que han fallecido al intentar salir de Cuba por vía marítima. No obstante, señaló que aunque no existen estadísticas precisas al respecto porque "es realmente difícil saberlo" existen estimaciones que desvelan que los casos podrían superar las 20.000 muertes.

VÍCTIMAS INFANTILES Y FEMENINAS

Las investigaciones de Archivo Cuba revelan que las ejecuciones ordenadas por el Gobierno cubano no sólo están dirigidas a quienes se muestren detractores del castrismo, sino que también muchos niños han sido blanco del "sistema represivo" y, según contabilizan, hasta la fecha han muerto 93 infantes.

La causal de estas muertes han sido en su mayoría asesinatos extrajudiciales (31), seguido de 27 asesinatos por intentar huir de Cuba (tres de ellos accidentales); 22 por ejecuciones, 12 han muerto por considerarlos "rebeldes en combate", y un caso por negligencia médica dentro de una prisión.

Por otro lado, el registro lleva el número que hasta el momento han reportado sobre las muertes de mujeres y niñas "por razones políticas", el cual asciende a 216 casos. La mayoría se produjeron cuando intentaban salir de la isla a través de embarcaciones, las cuales fueron interceptadas por oficiales cubanos quienes dispararon en contra de estas personas.

AYUDA EUROPEA

En otro aspecto, Werlau destacó la importancia que tiene la experiencia vivida por los antiguos países comunistas de Europa del Este para lo que será la transición cubana hacia un modelo democrático. Así, señaló que "por haber sido países que han sufrido, entienden lo que sucede en Cuba y han demostrado su apoyo".

Por su parte, el periodista Herman Tertsch indicó que el actual Gobierno español se ha mostrado "indiferente" ante la "terrible realidad" que se vive en esta isla caribeña, y por lo tanto, consideró que "España no va a dar su apoyo" a Cuba para hacer frente a estas injusticias y proceder a un cambio democrático.