26 de enero de 2006

Cuba.- Fidel Castro se presenta frente a la Tribuna José Martí, a escasos metros de sede norteamericana

LA HABANA, 26 Ene. (EP/AP) -

El presidente Fidel Castro apareció por sorpresa ayer miércoles por la noche frente a la Tribuna Antiimperialista "José Martí", a pocos metros de la Oficina de Intereses de Estados Unidos.

El lugar, en el que la sede diplomática norteamericana instaló la semana pasada un cartel luminoso gigante para transmitir mensajes de derechos humanos, se convirtió en el espacio en el que ambos estados plasmaron su creciente tensión y una "guerra" de pancartas.

Vestido de uniforme verde olivo, el mandatario aseguró que había llegado para "saludar a los obreros" que estaban trabajando en el lugar.

Castro se negó a explicar en que consistía el trabajo de los obreros. "Si yo se lo digo se acaba la sorpresa", bromeo durante un intercambio informal con periodistas.

Varias excavadoras forradas con banderas cubanas, camiones y varios obreros realizaron perforaciones y actividades desde la madrugada en la estrecha calle que separa a la representación estadounidense del foro cubano.

Un comunicado de prensa de la Oficina de Intereses indicó que las autoridades cubanas les enviaron el martes un mensaje diciendo que no podrían usar el parque ubicado al frente del edificio hasta nuevo aviso. Poco después comenzaron las labores para remover la tierra.

"El régimen parece construir una estructura permanente que, creemos, busca obstruir la vista de los cubanos de los mensajes y la información no censurada puesta en nuestra cartelera. La reacción del régimen no nos sorprende: edificar paredes para aislar a los cubanos del resto del mundo es lo que el régimen mejor sabe", dijo el mensaje.

Los obreros sólo comentaron que se trataba de una ampliación de la Tribuna, un escenario con un fuerte valor simbólico pues desde allí se realizan casi todas las protestas contra Washington y el presidente Fidel Castro pronuncia encendidos discursos.

La semana pasada, mientras se festejaba el aniversario del natalicio de Martin Luther King, Jr. la sede diplomática desplegó el lumínico para transmitir pensamientos de líderes anticomunistas y mensajes sobre derechos humanos, calificados de "provocación" por Castro.

En ocasiones anteriores Cuba respondió a pancartas de la Oficina de Intereses poniendo a su vez otros mensajes recordando los escándalos por supuestas torturas estadounidenses en Irak y Guantánamo.

La prensa oficial isleña difundió el miércoles los comentarios del portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack, quien consideró "irónico" que Cuba organizara una protesta contra la emisión de citas del orador norteamericano.