20 de abril de 2006

Cuba.- Fidel Castro recuerda el intento de invasión por Bahía de Cochinos en el 45 aniversario de la vitoria cubana

LA HABANA, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

Fidel Castro rememoró hoy en un acto por el 45 aniversario de la victoria de Playa Girón, el relato del intento de invasión a Cuba por Bahía de Cochinos que fue financiada y organizada por el gobierno del entonces presidente John F. Kennedy, a la que el líder cubano llamó la primera gran derrota militar de Estados Unidos en América.

"No conmemoramos este 45 aniversario de rodillas, jamás pudieron ponernos de rodillas y no hay fuerza en el mundo que pueda ponernos de rodillas, dijo en medio de los aplausos de los asistentes", manifestó Fidel Castro durante el discurso de cerca de dos horas con el que clausuró el acto por el aniversario celebrado en La Habana, al que asistieron más de 3.000 combatientes de Girón.

Testigo excepcional de los hechos por haber conducido sobre el terreno las acciones defensivas emprendidas por la isla, Fidel Castro, vestido con su habitual traje militar verde olivo, tuvo sentidas palabras para recordar a los cubanos caídos en aquellas jornadas.

"Viendo los rostros de estos jóvenes --dijo, mostrando un pliego con las fotos de las víctimas de la agresión-- uno piensa que ellos, tan jóvenes, tan llenos de vida y esperanza, nos acompañan aquí".

Refiriéndose "a los triunfos de Cuba desde abril de 1961", recalcó que "la historia de la Revolución es la historia de un Girón multiplicado". Además, proclamó ante los veteranos de aquella gesta que mantiene "sólidas esperanzas de que las nuevas generaciones" serán como ellos, según informó la agencia cubana Prensa Latina.

En otra parte de su intervención, en referencia a los ejercicios militares que realiza Estados Unidos en aguas del Mar Caribe, aseguró que "esos barquitos que andan por ahí, dando vueltas, no asustan a nadie".

Además, al responder a un veterano de Girón que gritó: "Somos viejos, pero para defender a la Revolución somos jóvenes", el mandatario cubano preguntó con humor: "¿Quién dice que somos viejos?. Aunque cumplamos 500 años tenemos el sagrado deber de morir jóvenes".

En esta linea, el presidente cubano transmitió a sus compatriotas un mensaje de optimismo, al augurarles nuevos avances en materia energética, de servicios asistenciales y educacionales en la isla. "Cuba marcha mejor que nunca, estamos optimistas", subrayó.

Al acto, celebrado en el teatro Karl Marx de La Habana, el mayor de la isla, también asistieron dirigentes del Estado y del Partido Comunista de Cuba, familiares de los caídos en Girón, jóvenes de varios Programas de la Revolución y miembros del cuerpo diplomático.