30 de junio de 2014

Fiscalía de Cuba pide 15 años de cárcel para un empresario canadiense

Reclama que los acusados devuelvan 91 millones de dólares en daños provocados por su actuación

   MADRID, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

   La Fiscalía cubana ha pedido 15 años de cárcel para un empresario canadiense acusado de varios delitos económicos en la isla así como 20 años contra un exviceministro del Azúcar en un proceso que ha quedado ya visto para sentencia, según ha informado este lunes el diario oficial 'Granma'.

   El juicio ha tenido lugar entre el 9 y el 21 de junio en la Sala Segunda de lo Penal del Tribunal Provincial Popular de La Habana y se espera que el veredicto se conozca "en los próximos días".

   En el banquillo se sentaban tres empresarios canadienses, Vahe Cy Tok*makjian, Marco Vinicio Puche Rodríguez y Claudio Franco Vetere, a los que se acusaba de delitos de cohecho, actos en perjuicio de la actividad económica o de la contratación, falsificación de documentos bancarios y de comercio, estafa, tráfico de divisas y evasión fiscal, según el diario oficial.

   En el caso concreto de Vahe Cy Tokmakjian, contra el que el fiscal ha pedido una pena de 15 años de cárcel, la Fiscalía le acusa de "utilizar mecanismos fraudulentos y corruptores para obtener beneficios en las negociaciones con entidades cubanas" perjudicando a la economía de la isla.

   Asimismo, el empresario canadiense está acusado de "realizar sin la autorización correspondiente operaciones de intermediación financiera; extraer del país ilícitamente cuantiosas sumas de dinero; alterar la información de registros contables y declaraciones juradas con el propósito de eludir sus obligaciones tributarias; así como efectuar retribuciones monetarias a varios trabajadores, quienes en realidad realizaban funciones distintas a las autorizadas legalmente o no estaban contratados por entidades nacionales".

OTROS ACUSADOS

   En el proceso también había acusados varios antiguos altos cargos cubanos del desaparecido Ministerio del Azúcar, entre ellos el exviceministro Nelson Ricardo Labrada Fernández, contra el que el fiscal ha pedido 20 años de cárcel, así como del antiguo Ministerio de Industria Básica y otros, incluidos responsables de la sucursal de Tokmakjian Group en Cuba.

   Durante el juicio oral, según 'Granma', se examinaron las declaraciones de los acusados y numerosas pruebas documentales, testimoniales y de los peritos de la Contraloría General de la República, la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT) y el Ministerio de Comercio Exterior y de la Inversión Extranjera.

   Tanto los acusados, como las compañías Tokmakjian Group, Tokmakjian Limited, C.Y.M.C. y Tokmakjian International, que comparecieron como terceros civilmente responsables, "contaron con todas las garantías para el ejercicio de la defensa y sus abogados propusieron las pruebas y expusieron los argumentos que consideraron necesarios".

PAGO DE 91 MILLONES DE DÓLARES

   Además de las citadas penas de cárcel para el exviceministro y el empresario canadiense, la Fiscalía ha pedido entre 8 y 12 años de prisión para el resto de imputados. Asimismo, ha reclamado que los acusados abonen "más de 91 millones de dólares (66,6 millones de euros) que como daño económico causaron a varias entidades cubanas y a la Administración Tributaria".

   Según precisa el diario oficial, esta cantidad saldría "en parte" de "los bienes y dinero ocupados durante el proceso investigativo a Vahe Cy Tokmakjian y a las mencionadas compañías".

   El Gobierno cubano cerró el Grupo Tokmakjian en septiembre del 2011 y detuvo a Tokmakjian, además de retener los pasaportes de otros altos ejecutivos. Tokmakjian, de 74 años, y de origen armenio, ha pasado casi tres años en prisión antes de ser llevado a juicio, recuerda Reuters.

   El Grupo Tokmakjian facturaba anualmente unos 80 millones de dólares en ventas de equipamientos de transporte, minería y construcción. La compañía, con sede en Ontario, era el distribuidor exclusivo en Cuba de Hyundai, entre otras marcas, y estaba asociada con otras dos empresas mixtas para la sustitución de motores y equipos de transporte de la era soviética.