16 de octubre de 2012

Cuba.- Gobierno enmarca su cambio en política migratoria en un "proceso irreversible" de normalización de la emigración

Arremete contra el bloqueo estadounidense y su política para provocar la "fuga de cerebros cubanos"

MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno cubano ha justificado los últimos cambios en su política migratoria, que permitirán a los cubanos viajar al extranjero sin necesidad de tramitar un permiso previo, y los ha enmarcado en "el proceso irreversible de normalización de las relaciones de la emigración" con la isla.

En un editorial titulado 'Por la voluntad común de la nación cubana' y publicado por el diario oficial 'Granma' el Ejecutivo que preside Raúl Castro ha subrayado que los cambios en la política migratoria "no constituyen un hecho aislado" sino que se inscriben "dentro del proceso irreversible de normalización de las relaciones de la emigración" con Cuba.

"Cuba ha mostrado su permanente disposición a cooperar en la búsqueda de soluciones razonables a este complejo problema", ha afirmado el Gobierno, en referencia a la cuestión de la emigración cubana.

El Ejecutivo ha hecho hincapié en que, desde hace años, "ha trabajado sostenidamente por la normalización de las relaciones con sus emigrados, para "favorecer las vías para una emigración ordenada y segura" para "facilitar los viajes de los ciudadanos al exterior por asuntos particulares".

El Gobierno cubano dedica la mayor parte del extenso editorial a criticar duramente las políticas que mantiene desde hace más de 50 años Estados Unidos con respecto a la isla y especialmente en relación a los emigrantes cubanos, a quienes, a su juicio, intenta "manipular" para que se conviertan en opositores y para dañar la imagen de la "revolución" que lidera los hermanos Castro.

"Cualquier análisis que se haga de la problemática migratoria cubana pasa inexorablemente por la política de hostilidad que el Gobierno de los Estados Unidos ha desarrollado contra el país por más de 50 años. La aplicación de un ilegal y genocida bloqueo económico y el intento de construir una oposición interna mediante acciones subversivas y el empleo de agentes a sueldo han sido sus componentes esenciales", ha asegurado.

El régimen de los Castro ha incidido en que, "a lo largo de todos estos años de Revolución", su política migratoria se ha basado en "el reconocimiento del derecho de los ciudadanos a viajar, a emigrar o residir en el extranjero y en la voluntad de favorecer las relaciones entre la nación y su emigración".

EL "LEGÍTIMO DERECHO" A DEFENDERSE DE EEUU

Sin embargo, ha reconocido que esta política también "se ha fundamentado" en el "legítimo derecho" a defenderse "frente a la agresividad de Washington". "Las disposiciones para regular los flujos migratorios del país fueron adoptadas en medio de circunstancias impuestas por las agresiones que en esta esfera se han implementado por las diferentes administraciones norteamericanas, con el estímulo de sus aliados en Miami", ha indicado.

El Gobierno cubano también ha dejado claro que seguirá intentando defenderse de la política de "robo de cerebos" que estima que mantiene la Administración estadounidense. "Mientras persistan las políticas que favorecen el "robo de cerebros", dirigidas a despojarnos de los recursos humanos imprescindibles para el desarrollo económico, social y científico del país, Cuba estará obligada a mantener medidas para defenderse en este frente", ha dicho.

En este sentido, ha subrayado que la "inmensa mayoría de los cubanos asentados en más de 150 países" mantiene "vínculos estables" con su país y sus familiares, "se opone al bloqueo y no desea la aplicación de una política agresiva contra su país de origen".

Por último, ha recordado el discurso pronunciado por el presidente cubano, Raúl Castro, con motivo de la visita del Papa, Benedicto XVI, a la isla en marzo de 2012, cuando prometió continuar con los esfuerzos para la "normalización plena" de las relaciones de Cuba con su emigración".