13 de septiembre de 2006

Cuba.- El ministro de Economía asegura que la salud de Castro no provocará un cambio económico en Cuba

LA HABANA, 13 Sep. (EP/AP) -

El ministro cubano de Economía y Planificación, José Luis Rodríguez, aseguró el martes que el estado de salud del presidente Fidel Castro no provocará ningún cambio en la política económica de la isla.

"Si alguien está pensando que si el comandante Castro permaneciera enfermo, pudiera darse un cambio en la política de Cuba hacia una apertura de mercado, puedo decir rotundamente que no", aclaró el ministro durante una rueda de prensa al margen de la XIV Cumbre del Movimiento de Países No Alineados.

"No está ni previsto, ni está en el deseo del pueblo", añadió Rodríguez tras ser interrogado por la prensa sobre el impacto que podría tener la convalecencia de Castro en el manejo de la economía cubana.

El ministro descartó también la aplicación de un modelo económico como el de China, que en los últimos años ha realizado una apertura comercial a capitales extranjeros sin precedente, aunque sí señaló que en algún momento Cuba terminará con su dualidad monetaria (pesos cubanos y pesos cubanos convertibles) y establecerá una moneda única cuando fortalezca las reservas internacionales.

"Lo que hicieron los chinos es apropiado para las condiciones de su país. China no está bloqueada y Cuba sí. China puede acceder a inversionistas norteamericanos, productos norteamericanos y bonos del Tesoro norteamericano", explicó Rodríguez.

Sus comentarios parecen desmentir insistentes rumores sobre una potencial apertura económica, en caso que Raúl Castro permanezca en el poder.

Rodríguez dijo que a pesar de que diversos factores externos, como los altos precios del barril de crudo y el paso de huracanes, Cuba ha registrado crecimiento anual promedio fue de 5% entre 1995 a 2005.

Refirió que tan sólo en el 2005 la economía cubana creció 11,8%, impulsada por el aumento de algunos sectores como construcción (17,3%), las inversiones (40%) y el turismo (12,3%).

Castro, de 80 años, transfirió temporalmente el poder el 31 de julio tras ser sometido a una intervención quirúrgica. Esta es la primera vez que el mandatario cubano delega el poder en casi cinco décadas, y aún persiste la expectativa sobre si Castro reaparecerá esta semana en público durante la cumbre, a la que asisten aliados suyos como el venezolano Hugo Chávez y el boliviano Evo Morales.

El ministro dijo que los cubanos se han acostumbrado "a vivir" con el embargo, que aseguró ha representado un costo financiero a la isla por 86.108 millones de dólares (67.900 millones de euros) durante las cuatro décadas de su vigencia. Sin embargo, piensa que algún día será levantado y permitirá a Cuba tener nuevamente relaciones comerciales con Estados Unidos.

"Ese día llegará en que se levante el bloqueo, y las relaciones entre Cuba y Estados Unidos evidentemente cambiarán, pero sí puedo asegurar que no volverán a ser las que fueron en el 59 (año del triunfo de la revolución cubana), cuando nosotros teníamos concentrado nuestro mercado, tanto en importaciones como exportaciones, en Estados Unidos", añadió.