23 de abril de 2007

Cuba.- Moratinos defiende un "diálogo intenso" con La Habana pese a la oposición de Polonia y República Checa

La UE y EEUU incluirán una referencia a Cuba en el comunicado conjunto tras su cumbre del 30 de abril

LUXEMBURGO, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, defendió de nuevo hoy un "diálogo intenso" de la Unión Europea con las autoridades cubanas pese al enfoque "divergente" de Estados miembros como Polonia y República Checa. Aunque durante la reunión de los jefes de la diplomacia de los Veintisiete de hoy no se trató a fondo la cuestión en Cuba, que se deja para junio, sí que se acordó incluir una referencia a la isla en el comunicado conjunto que emitirán la UE y Estados Unidos tras su cumbre del próximo 30 de abril.

"Es una frase que consideramos que todos podemos aceptar y que incluso las autoridades cubanas consideran que es bueno y que la presidencia ha propuesto", explicó Moratinos, que no desveló su contenido. En la cumbre de junio del año pasado, la UE y Estados Unidos expresaron hoy su "profunda preocupación" por la situación de los derechos humanos en Cuba, e instaron al Gobierno de la isla a "tomar medidas rápidas" para mejorar la situación.

"Creo que con Cuba hay que mantener un diálogo intenso con las autoridades cubanas", enfatizó Moratinos, recordando que durante su visita a la isla a principios de abril se acordó crear un mecanismo bilateral de derechos humanos cuya primera reunión se celebrará el mes de mayo.

El ministro de Asuntos Exteriores dijo que ya ha explicado los resultados de su visita a la mayoría de sus homólogos, que los han acogido "de manera positiva", y añadió que ahora es necesario celebrar un "debate bien estructurado y sereno" entre los Veintisiete para ver si se introduce algún cambio en la posición de la UE respecto a Cuba.

"España tiene no sólo su derecho sino también la responsabilidad y la obligación de mantener la línea principal de lo que es la política europea sobre Cuba", señaló Moratinos.

"Creo que ahí todos los españoles estarán de acuerdo. Aunque Polonia y Chequia tengan posiciones, que como toda posición hay que respetar, me imagino que la sociedad española escuchará más a su ministro de Asuntos Exteriores que lo que puedan decir los ministros checos o polacos sobre Cuba", concluyó.