3 de abril de 2007

Cuba.- Moratinos destaca el interés de España y Cuba por alcanzar "resultados prácticos, operativos y constructivos"

LA HABANA, 3 Abr. (Especial para EUROPA PRESS, Francisco Forteza) -

La visita oficial a Cuba del ministro de Asuntos Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, al finalizar su primera jornada, reflejó el interés de los dos Gobiernos de alcanzar "resultados prácticos, operativos y constructivos" también en el escabroso tema de los derechos humanos, según adelantó el propio ministro del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Por su parte, el ministro cubano de Relaciones Exteriores, Felipe Pérez Roque, dijo a un grupo de periodistas que Cuba está dispuesta, en efecto, a discutir sobre derechos humanos con España, aunque dejó claro que no tiene la misma actitud hacia la Unión Europea.

Subrayó, asimismo, que son obstáculos ante esa última posibilidad las sanciones de la UE contra Cuba y la denominada posición común. Dijo que al final de esta visita, se suscribirá un comunicado final.

"Yo vengo a Cuba para conocer y escuchar, vengo a Cuba para compartir y no imponer. Yo vengo a Cuba precisamente para acompañar los retos del futuro que tienen los cubanos, que tienen las autoridades cubanas, dijo Moratinos durante una recepción ofrecida en la noche del lunes en la residencia del embajador español en La Habana. "Es la única manera de trabajar: A través del diálogo, a través del entendimiento", continuó.

En este sentido, Moratinos indicó que hay que abordar "las cuestiones sensibles, difíciles, complejas que tenemos en la agenda, a veces incluso difíciles como los propios derechos humanos a los que hemos abordado y queremos abordar basándonos en la confianza, en el respeto mutuo".

"Gracias a estas conversaciones estoy convencido de que tendremos unos resultados prácticos, operativos y constructivos entre España y Cuba", comentó Moratinos en un discurso durante la recepción en la residencia española.

En un día en el cual huéspedes y anfitriones reflejaron una atmósfera distendida y risueña entre sí, Moratinos llevó a cabo conversaciones con Pérez Roque, se encontró con el presidente del Parlamento cubano, Ricardo Alarcón; con el vicepresidente José Ramón Fernández, una de las figuras del Gobierno cubano con más relaciones con España; llevó a cabo un recorrido por la parte colonial de esta capital y asistió a un exposición permanente en La Habana del pintor español Joaquín Sorolla quien vivió entre 1863-1923.

"La nueva etapa (de las relaciones de Cuba y España) servirá además para inspirarnos ante nuestros socios europeos, la Unión Europea, que quiere ser actor creíble, cada vez más importante, cada vez más estratégicamente indispensable de la comunidad internacional, pueda también restablecer una relación serena y confiada con Cuba", precisó.

"El Gobierno español tiene que estar presente en Cuba. El Gobierno español tiene que tener capacidad de diálogo e interlocución con las autoridades y todos los sectores sociales muchos de ellos aquí representados", expuso el canciller visitante.

"Muchos se preguntaron el por qué de la visita: Muchos incluso se han atrevido a criticarla, se han atrevido a dudar de sus resultados. Yo les diría que lo extraño, lo difícil de entender es que desde el año 1998 no hubiese habido un canciller español que visitase Cuba", criticó.

En otros momentos de la primera jornada de la visita, Pérez Roque definió las conversaciones con Moratinos como "una clara señal de rectificación, de cambio de rumbo que restaña las heridas" que dejó en las relaciones hispano-cubanas el Gobierno español anterior encabezado por José María Aznar, subrayó el ministro cubano.

Hoy, día final de la visita, la agenda comienza con conversaciones entre Moratinos y el vicepresidente cubano, Carlos Lage, vinculado a los programas económicos nacionales cubanos. En la tarde el canciller español será recibido por Raúl Castro, presidente provisional de Cuba al estar Fidel Castro convaleciente. Sobre el líder cubano, Moratinos le deseó una pronta recuperación de su salud.