7 de octubre de 2011

Cuba.- La mujer de René González avisa de que "corre grave riesgo" y cree que su permanencia en EEUU es "un castigo"

MADRID, 7 Oct. (EUROPA PRESS) -

Olga Salanueva, esposa de René González, uno de 'los cinco' cubanos condenados en Estados Unidos por delitos relacionados con espionaje y liberado este viernes, ha advertido de que su marido "corre grave riesgo" al permanecer en territorio estadounidense, al tiempo que ha considerado que la obligación que se le ha impuesto de continuar allí durante tres años supone "un castigo" de la justicia norteamericana.

"A mi juicio es un castigo, es un castigo a René, ellos mismos, la misma jueza, la misma fiscal lo ha dicho, que René no ha mostrado arrepentimiento. René no se arrepiente de ser un luchador antiterrorista. Por lo tanto, para ella necesitan aún más castigo. Este castigo va más allá de las celdas. Ya René cumplió su sentencia y ahora tiene que permanecer tres años más", ha dicho Salanueva, en una entrevista concedida a la cadena de televisión Telesur.

Salanueva se ha mostrado convencida de que el Gobierno estadounidense no le facilitará protección a su marido durante los tres años que debe permanecer en Miami en régimen de libertad vigilada.

"No hay garantía alguna, René sale a la calle como cualquier ciudadano que ha cumplido una sentencia de cualquier delito", ha asegurado la mujer, que ha incidido en que González "corre un riesgo enorme" porque el Ejecutivo norteamericano no da garantías de protección. "El único que puede dar garantías a su seguridad es el propio Gobierno" y, hasta ahora, no se ha pronunciado a este respecto, ha subrayado.

Salanueva ha hecho hincapié en que René González "corre peligro en cualquier estado" porque "cualquier persona que se declare luchador contra el terrorismo, corre peligro". "El único suelo seguro para Rene y sus compañeros es Cuba", ha aseverado.

En su opinión, la decisión de la jueza de imponer un régimen de libertad vigilada en Miami a su esposo durante tres años supone "un castigo más", después de que González haya cumplido su condena de prisión.

Por último, ha dejado claro que, a pesar de que su marido continúe en Miami, "la lucha dentro de Cuba continuará para exigir la libertad de estos hombres que alertaron a su país sobre ataques terroristas fraguados por grupos extremistas radicados en la ciudad de Miami".