17 de junio de 2010

Cuba.- Oswaldo Payá critica la actitud de la Iglesia y de la UE al no incluir en su diálogo a la disidencia

MADRID, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

El coordinador del Movimiento Cristiano Liberación de Cuba, Oswaldo Payá, criticó el papel que tanto la Unión Europea, a través de la presidencia española, como la Iglesia Católica han adoptado en su interlocución con el Gobierno de Raúl Castro al aceptar sus condiciones e impedir el diálogo con la disidencia.

"El Gobierno cubano ha continuado el diálogo con la Unión Europea en el que su interlocutor designado, el Gobierno español, ha aceptado sus reglas. La más significativa es: Que los más altos funcionarios españoles no dialoguen con la disidencia pacífica cubana", señala un comunicado difundido este jueves.

A juicio del opositor, esta actitud "es representativa de la contradicción entre este diálogo y los anhelos más legítimos de los cubanos" porque niega la voz a todos aquellos que tanto dentro como fuera de la isla reivindican el respeto a los derechos y libertades fundamentales de los cubanos.

"No se puede desconectar a esos cubanos de la causa por la que fueron encarcelados injustamente. Ellos, nuestros hermanos y compañeros de lucha, están en prisión por defender pacíficamente los derechos de todos los cubanos, por eso deben ser liberados rápidamente y sin condiciones", reza el texto.

En la misma línea, Payá rechazó la actuación de la cúpula de la Iglesia Católica en la isla que el pasado mes de abril asumió las funciones de interlocutora del régimen con el objetivo de lograr la liberación de los 200 presos políticos que existen en el país, dando prioridad a los más enfermos. Fruto de este diálogo el Gobierno cubano excarceló a Ariel Sigler y trasladó a doce presos políticos a cárceles cercanas a las provincias donde residen sus familiares.

El opositor consideró que "no es justo con el pueblo de Cuba, ni con la fiel y sufrida Iglesia, que algunos pastores acepten el papel de ser interlocutores únicos del Gobierno, aceptando y practicando así la condición de exclusión que éste impone".

Así, Payá reivindicó el derecho de la oposición cubana a ser escuchada no solo por el Gobierno, sino también y especialmente por otros agentes como la Iglesia Católica o la Unión Europea. "La disidencia es mucho más que una temática que pueden tratar el Gobierno y otros representantes sin escucharnos o considerarnos", agrega el comunicado.

"Creemos que los cubanos no deben quedar como espectadores de esta u otra negociación o interlocución, sino que ya deben disponerse a ser protagonistas de su liberación, protagonistas de su propia historia como profetizará el Papa Juan Pablo II", recoge la nota.