19 de diciembre de 2007

Cuba.-Oswaldo Payá propone al Parlamento cubano una ley de amnistía a presos políticos y una nueva regulación de visados

LA HABANA, 19 Dic. (EP/AP) -

El disidente cubano Oswaldo Payá presentó hoy al Parlamento cubano dos proyectos de ley: uno de amnistía a los presos políticos y el otro a fin de modificar las normas que obligan a los isleños a pedir visados para entrar o salir de su país.

Al filo del mediodía --hora local--, Oswaldo Payá, junto a Minervo Lázaro Chil, se presentaron en la oficina del legislativo que atiende a la población para entregar los documentos. "Nosotros no hacemos nada por formalidad, en esto ponemos la vida, la tranquilidad de nuestras familias (...) es una petición con fe, con esperanza y determinación", declaró Payá a la salida.

La solicitud de amnistía busca dejar en libertad inmediatamente a los presos políticos "pacíficos", indicó su autor. La no gubernamental Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHyRN) informó en julio de 246 casos documentados de reos políticos, aunque incluía a varios que realizaron actos violentos. Las autoridades insisten en que los detenidos no son opositores y en cambio los califica de mercenarios al servicio de Estados Unidos.

LEY DE REENCUENTRO NACIONAL

El otro proyecto de Payá, titulado ley de reencuentro nacional, intenta eliminar la necesidad de contar con visado para que los cubanos entren y salgan de la isla, así como permitir la libre movilidad interna, actualmente reglamentada sobre todo para evitar la sobrepoblación de La Habana. Las autoridades suelen deportar a sus provincias de origen a las personas que no cuenten con domicilio en la capital y no puedan justificar su presencia allí.

"Cuba debe cambiar ya y cambiar para bien y tenemos que hacerlo desde los derechos con todos y para el bien de todos", dijo Payá, quien en 2002 encabezó el Proyecto Varela, que reunió 25.000 firmas solicitando un referéndum que le preguntara a los votantes si estaban a favor de libertades como las de expresión y el derecho de tener sus propios negocios. Las autoridades archivaron el Varela al considerarlo anticonstitucional.