11 de mayo de 2011

Cuba.- Un pastor bautista afirma que Juan Wilfredo Soto le comentó que había sido golpeado por policías cubanos

MADRID, 11 May. (EUROPA PRESS) -

Mario Félix Lleonart, un pastor de la iglesia bautista, aseguró que el opositor Juan Wilfredo Soto le comentó sobre la supuesta paliza que le habrían propinado efectivos de la Policía cubana en un parque de la ciudad de Santa Clara, en la provincia de Villa Clara (este), cuando iba camino al hospital el pasado jueves, dos días antes de su muerte.

En declaraciones a Radio Nederland, Lleonart explicó que el encuentro con Soto se produjo el pasado jueves, cuando el opositor se dirigía en un "bici-taxi" a un hospital. "Me dice, evidentemente sumamente dolorido, (que) había sido víctima hacía dos minutos de una golpiza muy fuerte en el parque de Santa Clara, que unos policías lo habían golpeado y que sobre todo le dolía mucho la espalda", indicó.

Según el propio Soto, los policías le habrían golpeado con unas "tonfas", unos bastones de metal cubiertos de goma que, según la disidencia cubana, son utilizados muy a menudo porque no provocan notables heridas externas ni marcas en la piel, pero pueden afectar los órganos internos.

Lleonart comentó que no pudo ir con Soto al hospital porque tenía un compromiso con un familiar que debía asistir a una cita con el oncólogo. "Lejos estaba yo de imaginarme que esa golpiza daría como resultado la muerte de Juan Wilfredo", señaló.

Soto murió el pasado sábado en el Hospital Arnaldo Milián Castro de Santa Clara, hecho que la disidencia --tanto interna como externa-- califica de "asesinato". En cambio, la versión oficial del Gobierno de Raúl Castro apunta a que su deceso se debió a "un shock multifactorial por fallo multiorgánico, debido a una pancreatitis", pero además aclara que "no se observaron signos de violencia internos o externos" en el cuerpo del opositor.

Soto no precisó a Lleonart si había sido trasladado a una comisaría ni el lugar donde los policías le habrían agredido porque ambos no pudieron ahondar más en el asunto. Según recuerda, el opositor se estaría trasladando en el coche "solo" sin "ninguna custodia policial ni nada por el estilo".

La única versión que conoce el pastor bautista es la misma que han contado los disidentes que denunciaron su agresión, de que Soto fue abordado por un oficial que le pidió que se retirara del lugar donde estada (un parque público), pero el opositor se negó alegando que es "un hombre libre". Ante esta respuesta, "el policía llama a otro policía y acuden a la violencia", añade Lleonart.

"De sobra sé, por el tiempo que llevaba conociéndolo, que Juan Wilfredo tiene entre sus presupuestos la 'no violencia', es un hombre que estaba en contra de la violencia, por lo tanto no creo jamás que Juan Wilfredo haya sido violento contra estos agentes del orden", sugirió.

Lleonart, un pastor bautista de la localidad de Taguayabón (Villa Clara), era "amigo y líder espiritual" de Soto. Ambos se conocieron el año pasado en el Hospital Arnaldo Milián Castro, cuando el periodista Guillermo Fariñas protagonizaba una huelga de hambre para exigir la liberación de los 52 presos de la Primavera Negra que todavía estaban en prisión.

"Cada vez que yo me trasladaba al hospital ese hombre estaba ahí, fielmente en el hospital tratando de cuidar a su amigo Guillermo Fariñas, haciendo como una guardia constante", aseveró.

Lleonart afirma además haber tenido en su poder la histórica clínica del ahora disidente fallecido y aclara que "hasta el momento nunca" había tenido enfermedades relacionadas con el páncreas. Algunas de las enfermedades que padecía son "hipertensión, problemas del corazón, gota y de diabetes melitus tipo dos".

"Era un hombre enfermo, pero estoy convencido de que lo que promovió su muerte fue sencillamente la paliza que le dieron, la confirmación para mí de que recibió una fuerte paliza fue que murió el sábado en la noche", lamentó.