17 de mayo de 2006

Cuba.- El presidente del Parlamento de Cuba acusa a PP y PSOE de comportarse "como escolares ejemplares" ante Bush

Dice haber "disfrutado" de las sanciones europeas a Cuba y reconoce que no le importa lo que ocurra en la revisión del próximo junio

LA HABANA, 17 May. (De la enviada especial de EUROPA PRESS, Cristina S.Sánchez) -

El presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba (Parlamento), Ricardo Alarcón, aseguró que el PSOE adolece de cierta "ambigüedad" en su postura ante el Régimen de Fidel Castro y además comparte con el Partido Popular (PP) la misma falta de "cuidado con la independencia" a la hora de portarse "como escolares ejemplares" ante el presidente de Estados Unidos, George W. Bush.

En una entrevista concedida a la prensa internacional en La Habana, Alarcón criticó la "ambigüedad" respecto a Cuba del PSOE, partido que, según el presidente de la AN, demuestra "la misma carencia" de "cuidado con la independencia" de la que adolece el PP respecto al "reconocimiento de lo que debe ser el norte para cualquier político, los intereses de su pueblo" al margen de Estados Unidos.

"Hace tiempo que en algunas posiciones fundamentales es difícil ver las diferencias entre las corrientes socialdemócratas o afines y las democristianas, conservadoras o afines en Europa (...) y sobre todo en portarse bien, como escolares ejemplares, ante el presidente Bush", señaló.

LA "ENCANTADORA MODESTIA" DE AZNAR

Según el presidente de la AN, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero lo que intentó el año pasado con la retirada temporal de sanciones a Cuba en la UE fue llevar "a un plano más serio y civilizado" las relaciones de la UE y Cuba en el tema de las sanciones, en cuya instauración fue "punta de lanza" el gobierno de ahora ex presidente José María Aznar.

A su juicio, "conviene más al interés europeo una actitud como la que España ahora ha estado alentando (en la UE), que es bastante diferente que la que España primero (con Aznar) fue impulsada".

Asimismo, Alarcón criticó la "encantadora modestia" demostrada por el presidente de FAES en su último gesto con la disidencia cubana, a quienes envió 30 ejemplares del libro 'El camino a la democracia en España' para que no cometan tras la muerte de Castro "los errores del pasado" respecto al comunismo en la isla.

Según el presidente de la AN, el ex presidente Aznar "nunca fue otra cosa que un agente y servidor del Gobierno norteamericano" que "no está autorizado" para realizar este tipo de gestos.

LA "BOBERIA" DE LA 'GUERRA DEL CANAPE'

Respecto a la IV Cumbre UE-América Latina y Caribe que se desarrolló la semana pasada en Viena con la participación del vicepresidente Carlos Lage y del ministro cubano Exteriores, Felipe Pérez Roque, el presidente de la AN resaltó la "enorme carga de rutina" de este tipo de reuniones y aseguró que, a su juicio, no se trata de "un evento como para cambiar la historia en estos momentos".

Para Alarcón tampoco "merece mucho interés" la reunión que celebrarán el próximo junio los países de la Unión Europea para revisar las sanciones impuestas a la isla en 2003, entre ellas la eliminación de la cooperación, el reconocimiento de los disidentes desde las Embajadas en la isla y la disminución de las visitas de funcionarios al país caribeño. Estas medidas, levantadas por gestiones de España en 2005, podrían ser nuevamente aplicadas.

"No tengo la menor idea (de lo que ocurrirá en junio) ni creo que tenga mucho interés (...) en mi agenda (en junio) no tengo nada importante", manifestó Alarcón en referencia al encuentro europeo, asegurando que las polémicas levantadas por las sanciones a la isla, entre ellas la denominada por los medios españoles 'guerra del canapé' que desató la asistencia de disidentes a las fiestas de las embajadas europeas en Cuba, son una "bobería".

"Yo he disfrutado esas sanciones como no pueden imaginarse, porque en Cuba hay muchas embajadas y todos los días hay una actividad diplomática y hay muchas cosas que uno puede hacer más interesantes (...) el día que levanten esas denominadas sanciones lo voy a extrañar", ironizó Alarcón, para quien "lo que tiene que hacer la Unión Europea es liberarse de la influencia norteamericana" en sus posiciones respecto al Régimen de Fidel Castro.