22 de julio de 2010

Cuba.- El Proyecto Demócrata Cubano pide que "se dejen sin efecto" las leyes represivas y se respeten los derechos

Advierte que de lo contrario, "otros presos políticos continuarán ocupando las cárceles" una vez sean liberados los actuales

MADRID, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Proyecto Demócrata Cubano (PDC), organización política socialcristiana ilegal para el régimen cubano, advirtió este jueves de que a menos que "se dejen sin efecto" las leyes represivas en virtud de las cuales fueron encarcelados los presos políticos que ahora se dispone a liberar al Gobierno de la isla, otros presos ocuparán su lugar en el futuro y se producirá un "relevo de víctimas".

En un comunicado en el que valoran la decisión del Gobierno de Raúl Castro de liberar a los 52 presos políticos de la Primavera Negra de 2003, el PDC subraya que "si no se dejan sin efecto las leyes que reprimen y coartan la libre participación ciudadana en los asuntos públicos y se respetan los derechos ciudadanos recogidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, más adelante otros prisioneros políticos continuarán ocupando las cárceles --aunque no se quiera reconocer esa categoría de presos-- y la actual amnistía se convertirá sólo en un relevo de víctimas del poder autoritario".

"Los cambios imprescindibles hacia la pluralidad democrática y el respeto de todos los Derechos Humanos para todos son el camino para evitar este injusto círculo de oprobio", subraya la declaración, firmada por el coordinador general de esta organización política ilegal fundada en 1996, Rafael León Rodríguez.

Asimismo, el PDC expresa sus dudas sobre las condiciones en las que se producirá la liberación de los presos políticos que permanezcan en la isla, ahora que, recuerda, tanto el presidente del Parlamento cubano, Ricardo Alarcón, como el ministro de Asuntos Exteriores español, Miguel Angel Moratinos, dijeran que La Habana liberará a todos los presos de conciencia.

"El asunto ahora es bajo cuáles condiciones, puesto que no sólo se trata de no estar obligados a abandonar el país, lo que constituiría per sé una violación más de los Derechos Humanos de estos compatriotas pues la liberación no debe estar condicionada por la deportación" sino que "se trata de la inserción de ellos en la sociedad cubana, con las garantías de todos los derechos ciudadanos inherentes a personas que trabajan pacíficamente por la pluralidad democrática", resalta el PDC.

Por último, esta organización política confía en que "el desarrollo de esta incipiente circunstancia liberadora propicie nuevas visiones tanto desde Cuba como hacia Cuba" que contribuyan a "impulsarnos hacia la modernidad, la justicia y el bien común". "Nuestra nación no debe continuar viviendo en el pasado y todos los cubanos, estemos donde estemos, tenemos el deber de ayudar a proyectarla hacia el futuro y la paz", concluye el documento.