1 de agosto de 2006

Cuba.- El PSOE espera la democratización y exige que no haya "injerencias externas" para que el proceso sea pacífico

MADRID, 1 Ago. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, Diego López Garrido, expresó hoy el deseo de su partido de que Cuba se dirija hacia "una democracia plena que hoy no existe" y de que ese proceso se produzca "sin injerencias externas de ningún tipo, porque eso hará que sea pacífico y permitirá que sólo sea la voluntad de los cubanos la que decida el futuro de su país".

En rueda de prensa en el Congreso, López Garrido expresó en primer lugar el deseo de su partido de que Fidel Castro se recupere de la enfermedad que le ha obligado a traspasar el poder. Añadió que no se puede saber si estos hechos propiciarán una transición hacia la democracia en la isla, pero que "nos hacen reflexionar una vez más sobre el tema".

"Hay una situación histórica que está a la espera de ese proceso. No sabemos qué va a suceder, cómo van a desarrollarse los acontecimientos, pero debemos estar en una actitud constructiva para que eso se desarrolle adecuadamente", recalcó. E insistió en la necesidad de que desde el exterior se ofrezca apoyo pero sin interferencias en el proceso, incluido el exilio cubano en Miami.

"En la medida en que haya injerencia externa el proceso será más complicado y menos pacífico", reiteró. "Todo el mundo sabe que Cuba se va a enfrentar a un proceso de normalización democrática, de ir a una plena democracia que hoy no existe. Y eso va a requerir por parte de todos el máximo respeto", insistió.

Diego López Garrido expuso que la Unión Europea y, especialmente, España, deben colaborar al "diálogo constructivo" en Cuba para que sea la "voluntad democrática" de los cubanos la que "se imponga". Colaboración, subrayó, "con absoluto respeto a la soberanía del pueblo cubano".

El portavoz socialista expuso que España, "vinculada de forma quizá más entrañable a Cuba", puede tener "una especial autoridad moral" que le permita influir a favor de una transición pacífica hacia la democracia. "Tampoco se trata de dar lecciones por nuestra parte. Simplemente, de ofrecer la colaboración que siempre hemos ofrecido desde el punto de vista político, moral, de ayuda... Siempre reiterando el respeto a la soberanía de Cuba", dijo.