12 de febrero de 2008

Cuba.- Quintana dice que rendirá cuentas del viaje a Cuba con una auditoría y no con "talones al portador" como el PP

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, aseguró hoy que la Consellería de Cultura "dará cumplida cuenta" de los gastos del viaje a Cuba, donde Galicia es invitada de honor en la XVII Feria del Libro de La Habana, "a la vuelta" y garantizó que el desembolso será "auditado" y no se pagará con "talones al portador como hacía el señor Feijóo".

Así respondió Quintana a preguntas de los medios, tras reunirse con con una representación de la Unión de Guardias Civiles, a la petición del líder del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, de información sobre el gasto del viaje de la delegación de Cultura. "¿Cómo es posible que cuando Fraga iba a Cuba a hacer queimadas fuera el de un hombre de Estado y ahora que viaja la Xunta a la feria del libro el viaje esté bajo sospecha?", preguntó el también portavoz nacional del BNG.

En este sentido, aseguró que a Feijóo "le da mucha rabia" que la cultura gallega participe en una feria "de esa categoría representando a una cultura que Rajoy y el PP intentan negar todos los días". Por ello, defendió que la Xunta, y el BNG, trasladan ahora la cultura "por invitación de la feria" a un "foro internacional de conocimiento".

"La consellería rendirá cuentas de cada uno de los gastos", aseveró y añadió que "serán auditados y tratados con el rigor que merece todo gasto público". "Lo que no se va a hacer es pagar con talones al portador", subrayó. "Eso es lo que hace el señor Feijóo y nosotros trasladamos nuestra cultura", sentenció.

DEBATE.

Por otra parte, después de que el secretario de Organización del PSdeG, Ricardo Varela, censurase ayer el "furor presencial" en los debates televisivos del portavoz nacional del BNG y vicepresidente de la Xunta, Quintana resaltó hoy, a preguntas de los periodistas, que se trata de un "compañero de Gobierno y magnífico conselleiro".

Por ello, el vicepresidente gallego optó por "no entrar en polémica pública con ningún compañero" para "no dar carnaza política al Partido Popular".