7 de agosto de 2009

Cuba rebaja precios alimentos ante crisis, falta papel higiénico

LA HABANA (Reuters/EP) - Cuba anunció el viernes rebajas en los precios de 24 productos básicos vendidos en moneda dura para atenuar el impacto de la crisis económica en la población, al tiempo que advirtió que problemas de importación harían escasear el papel higiénico hasta fin de año.

Cuba, que importa un 60 por ciento de los alimentos que consume, vio caer dramáticamente sus fuentes de ingresos de divisas como el níquel y el turismo a raíz de la crisis financiera.

El presidente Raúl Castro advirtió la semana pasada que Cuba se ha visto obligada a reducir importaciones y renegociar deudas con proveedores extranjeros.

"La dirección del país ha decidido en este momento de crisis (...) hacer algunas rebajas", dijo la emisora estatal Radio Rebelde.

Las reducciones en los precios en moneda dura de alimentos y productos de higiene aplicadas desde el 5 de agosto oscilan entre 5,4 y 27 centavos de dólar.

Los productos exhibidos el viernes a precios rebajados en un supermercado del barrio del Vedado, en La Habana, incluían entre otros calamares en conserva, mayonesa y salsa de barbacoa.

"Los productos fundamentales no parecen haber sido rebajados de precio", dijo Pedro, un empleado de la industria del turismo que se paseaba por entre las góndolas.

"Un litro de aceite continúa a 2,15" pesos convertibles, o 2,3 dólares, comentó contrariado.

La prevista reducción de las importaciones en más de un 20 por ciento este año es visible en las estanterías semivacías de algunos supermercados.

Pero según dijo la directora adjunta del conglomerado militar de tiendas TRD Caribe, Ana María Ortega, a Radio Rebelde "están creadas las condiciones para mantener el abastecimiento de los productos esenciales".

Funcionarios dijeron que escasean, por ejemplo, los pañales desechables y se está terminando el papel higiénico.

"La corporación ha hecho todas las gestiones para que a final de año entre una importación importante de papel sanitario para que verdaderamente podamos suplir esta demanda que hoy presenta problemas y se va a incrementar a raíz de la situación de la materia prima", dijo un funcionario de CIMEX, otro holding estatal.

Los cubanos tienen una libreta de racionamiento a través de la cual reciben una serie de alimentos fuertemente subsidiados por el Estado, suficiente para unas dos semanas.

El resto de los productos son vendidos en tiendas en moneda dura creadas a mediados de la década de 1990 para recuperar las remesas enviadas por los emigrantes de Estados Unidos y donde los precios tienen a veces un recargo superior al 200 por ciento.

El Estado cubano dice que el embargo comercial de Estados Unidos y la contracción del mercado de crédito encarecen sus importaciones.