8 de julio de 2007

Cuba.- Ricardo Lagos cree que los cubanos son "llamados" a definir el futuro de su país, aunque otros quieran

Ricardo Lagos piensa que América Latina debe aprender la "lección" de Europa en su proceso de integración

SANTANDER, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

El ex presidente de Chile y en la actualidad representante de las Naciones Unidas para el Cambio Climático, Ricardo Lagos, cree que son los cubanos los que están "llamados" a definir el futuro de su país, con independencia de quiénes se ofrezcan a colaborar desde el exterior. "En Cuba, como en otros países, son ellos los llamados a hacer su definición. El mundo muchas veces quiere colaborar, pero la forma como se hace la resuelve al final cada país", apuntó.

En una entrevista en RNE en Cantabria, recogida por Europa Press, Lagos puso como ejemplo Chile y recordó que en su caso "el mundo jugó un rol importante", pero la "definición" de la forma de esa ayuda para terminar con el régimen de Augusto Pinochet fue de los chilenos.

"Y si se quieren hacer algunas modificaciones en los sistemas políticos que hoy día existen en Cuba, no me cabe duda de que son los propios amigos cubanos los que van a hacer esas definiciones", apostilló el ex mandatario chileno, quien además opinó que se ayuda más "trabajando con aquellos que están allá a cargo de la situación", que "hablando públicamente" de ello.

Junto a la situación de Cuba, Ricardo Lagos reflexionó también sobre la de otros países de América Latina y sobre el área en su conjunto, aunque recalcó que "hay que reconocer la especifidad" de cada país y no entender la zona como un todo.

El ex presidente chileno ofreció una visión "optimista" de la región que, según sus estimaciones, en 2007 crecerá "por quinto año" en torno al 5 por ciento. Por ello, abogó por saber aprovechar "este veranito de San Juan" y la "buena situación de los precios internacionales" para destinar los beneficios, no a gastos corrientes, sino a buscar fórmulas para preservarlos para "tiempos más malos".

A su juicio, cada país tiene "su propio camino" y, en el caso de Chile, esos recursos se están destinando fundamentalmente a incrementar el gasto en innovación, ciencia y tecnología, un ámbito en el que piensa que deberían avanzar todos los países de la zona, porque "es ahí donde se va a jugar parte del futuro del siglo XXI".

Mientras tanto, en el gobierno venezolano, que preside Hugo Chávez, dijo que percibe el "deseo de poder avanzar en políticas sociales", pero matizó que "los otros elementos que están sobre la mesa, tienen que resolverlos los amigos venezolanos".

AGENDA COMÚN

Al igual que el progreso económico, Ricardo Lagos señaló que América Latina ha vivido un proceso de "fortalecimiento de los sistemas democráticos".

Fruto de ello han llegado al poder un dirigente sindical, en el caso de Lula da Silva en Brasil; una mujer, en el caso de Michelle Bachelet en Chile; y, en Bolivia, el líder indígena Evo Morales, añadió Lagos, quien opinó que la renegociación de la riqueza boliviana emprendida por Morales, en especial de los hidrocarburos, "ha tenido mucho éxito", puesto que "todas las empresas" han seguido en el país y "los ingresos fiscales han aumentado enormemente".

En este contexto, abogó por que los países de la zona sean "capaces" de poner a la región "a conversar con otros entes regionales" y definir qué tipo de diálogo se establece con Europa y Estados Unidos. "Es un diálogo que a veces no es fácil, pero es necesario", precisó el ex dirigente chileno, quien también creyó "muy importante" definir "una agenda común".

LA "LECCIÓN" EUROPEA

Desde su punto de vista, una integración de los países de la región en la línea de lo que es la Unión Europea no tiene por qué ser difícil si se aprende "la lección de los europeos", que han desarrollado la Unión "con distintos ritmos y distintas formas", como se comprueba, por ejemplo, en el hecho de que no todos los estados miembros hayan adoptado el euro como moneda.

En ese proceso, Ricardo Lagos opinó que la integración energética puede ser a América Latina como el carbón y el acero fue a la UE, pero incidió además en la necesidad de corredores que unan los dos océanos que bañan el continente, en lo que ya se trabaja, y que resulta "esencial para poder tener una integración en sentido físico".

Además de tomar el modelo europeo, aseguró que Europa también puede apoyar el desarrollo de América Latina ayudando en la definición de reglas, porque los países de la zona han mejorado su renta y experimentado distintas mejoras, pero "lo que más están pidiendo son reglas".

"FORTALECER VÍNCULOS CON ESPAÑA"

En cuanto a las relaciones con España, a su juicio el bicentenario de la independencia de varios países de la zona, que se cumplirá en los próximos años, debe servir de "aproximación" y para "fortalecer" los vínculos con España.

"Esos 200 años puede ser un punto de encuentro importante para fortalecer las relaciones, no sólo económicas, sino fundamentalmente culturales, porque aquí lo que hay son valores comunes compartidos y eso es lo que da fuerza a nuestra relación iberoamericana", sentenció.

Ricardo Lagos, que no quiso analizar la actual política chilena porque, en sus palabras, "hay que saber gobernar, pero también hay que saber dejar de gobernar", sí que habló en cambio de la visión que los chilenos tienen de España y cómo pudo afectar a esa imagen la polémica en torno a Augusto Pinochet cuando la Justicia española reclamó su potestad para juzgarlo por las muertes de ciudadanos españoles ocurridas en Chile durante la Dictadura.

Según Lagos, que recalcó la importancia de que cada país sea "capaz de atreverse a mirar su historia" y opinó que así lo hizo Chile, aseguró que actualmente los chilenos ven a España como "buen punto de entrada en Europa y con admiración" por su transición.

TERRORISMO Y CAMBIO CLIMÁTICO

Por otro lado, en su entrevista en la radio pública Ricardo Lagos también se pronunció sobre otras cuestiones como el cambio climático o el terrorismo. De este último dijo que se pueden tener "muchas explicaciones de por qué surge, pero hay que tener una sola respuesta para decir no". "Lo demás me parece equivocarse de camino", subrayó.

Según dijo, el terrorismo supone un "desafío distinto", porque en el siglo XX el mantenimiento de la paz "dependía de los estados en último término" y, en cambio, ahora, "hay elementos terroristas", muchas veces "resultado de un integrismo" y de una forma de creer que sólo la verdad propia es la verdadera, que "el resto "están todos equivocados" y de imponerlo "por la fuerza".

"El ser humano tiene que ser capaz de comprender que la verdad de cada uno de nosotros termina donde comienza la del vecino. Y ésa es la forma única que tenemos de enfrentar esto", remachó.

Respecto al cambio climático, afirmó que el tiempo del diagnóstico ya "pasó" y ahora "es el tiempo de la acción". "Si no se actúa rápido se puede llegar a una situación sin vuelta atrás", añadió Lagos, quien opinó que los compromisos de reducción de emisiones deben asumirlos, no sólo los países desarrollados, sino también los países en vías de desarrollo.