12 de junio de 2006

Cuba.- La Sección de Intereses de EEUU se prepara para una posible "evacuación" ante el "asedio" de las autoridades

Destruye todos los documentos que no sean "estrictamente necesarios" tras el corte de electricidad y agua potable ordenado por el régimen

MIAMI (ESTADOS UNIDOS), 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana se está preparando para una posible "evacuación" ante el "asedio" de las autoridades de la isla, que hace una semana ordenaron cortar el suministro eléctrico y disminuir el agua potable a la dependencia diplomática estadounidense en Cuba.

Además, según asegura la prensa de Miami, recogida por Europa Press, el Gobierno cubano ha ordenado en las últimas horas suspender el suministro mayorista de gasolina y diesel a la gasolinera de la Sección de Intereses, no autoriza contratar nuevo personal cubano, y a los que ya están contratados les niega el permiso de salida.

En este contexto, la Sección de Intereses ha ordenado al personal diplomático que destruyan toda la documentación importante que no sea "estrictamente necesaria", extremo que no ha sido confirmado por el portavoz de la representación diplomática estadounidense en Cuba, Drew Blakeny. "No tengo comentarios sobre ese punto", subrayó.

"Es cierto que hace una semana no tenemos electricidad y que trabajamos con nuestros propios generadores", afirmó Blakeny desde La Habana, además de reconocer que también tienen problemas en el abastecimiento de agua potable. "Estamos utilizando nuestros propios recursos", añadió.

Según fuentes diplomáticas, la destrucción de los documentos es la "antesala de una evacuación" o como mínimo, prepararse "en caso de ser necesario". Además, aseguran que la Sección de Intereses podría verse obligada a "suspender temporalmente" sus actividades en la capital cubana de continuar el "asedio" del régimen de Fidel Castro.

Mientras el Ministerio de Exteriores cubano se niega a recibir a diplomáticos estadounidenses para escuchar sus quejas, el pasado viernes trasladó a un alto funcionario de la Embajada suiza en La Habana, que representa los intereses de Estados Unidos en la isla, que los servicios de electricidad y agua estaban garantizados.