10 de agosto de 2006

Cuba.- Solidaridad Española con Cuba denuncia que la disidencia interna está estos días "más controlada que nunca"

Dicen que disidentes, familiares de presos y defensores de DDHH tienen "miedo" ante el posible aumento de las represalias del Régimen

MADRID, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Solidaridad Española con Cuba, Ricardo Carreras Lario, aseguró hoy jueves que la disidencia dentro de Cuba está en estos días "más controlada que nunca" por el Régimen, que ha puesto en alerta a los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) de cada barrio para evitar que aumenten sus actividades coincidiendo con la misteriosa convalecencia Fidel Castro.

"La situación ahora mismo, en general, es de incertidumbre y corren por la isla rumores de todo tipo y pelaje sobre el estado de salud del líder cubano, desde que lo hizo a propósito (su desaparición de la vida política) hasta que está muerto", comentó Carreras durante una entrevista telefónica con Europa Press.

Asegura que tanto los disidentes, como los familiares de los presos de conciencia y los defensores de los Derechos Humanos que trabajan en el país caribeño, tienen "miedo, que más bien es miedo emocional" de que en estos momentos el Gobierno cubano "aproveche la coyuntura" para tomar "más represalias" contra ellos.

"Incluso temen por la integridad de los presos de conciencia, que son los que están en una situación más vulnerable", destacó.

No obstante, el presidente de Solidaridad Española con Cuba reconoció no tener información de que, tras los últimos acontecimientos, se esté dando en la isla una situación especial de desabastecimiento de alimentos u otros productos, una denuncia que recientemente formularon en Madrid varios grupos del exilio cubano. No hay un especial desabastecimiento, "que nosotros sepamos", apuntó.

"La situación es la misma que siempre: ellos tienen una cartilla de racionamiento desde hace 47 años, que eufemísticamente se llama cartilla de abastecimiento, para que la gente no se muera de hambre, pero en la que faltan vitaminas y productos básicos como la carne", explicó Carreras.

UNA SITUACION "INSOSTENIBLE"

El presidente de Solidaridad Española con Cuba también habló sobre los cambios políticos que parece se avecinan en la isla. A su juicio, el sistema actual "es insostenible y más con Raúl Castro" en el poder, por lo que deberán ser ahora los cubanos quienes decidan el futuro de su propio país.

Según Carreras, a los disidentes internos les une el deseo común de lograr una transición pacífica hacia la democracia, a pesar de que exista entre ellos "una gama ideológica muy amplia, que va desde la socialdemocracia de Vladimiro Roca (del Partido Socialdemócrata de Cuba) hasta los demócrata-cristianos y los liberales".

En su opinión, la iniciativa "más inteligente" que ha puesto en marcha la disidencia interna fue el Proyecto Varela de Oswaldo Payá, líder del Movimiento Cristiano de Liberación. Se trata de un proyecto de ley que logró el respaldo de 25.000 cubanos que, "a pesar del miedo", firmaron un documento en el que se pedía al Régimen --amparándose en la propia Constitución cubana-- libertad de expresión y prensa, la posibilidad de crear negocios propios y el excarcelamiento de los presos de conciencia, entre otras medidas.

Según recordó Carreras, este proyecto logró la primera reacción del Gobierno cubano frente a una iniciativa de la disidencia, que fue la de recoger firmas por todo el país para blindar la Constitución frente a posibles cambios. El pasado mayo, el Movimiento Cristiano de Liberación presentó el programa de transición 'Todos cubanos' que, a juicio del presidente de Solidaridad Española, merece atención.

DAR "MAYORIA DE EDAD" A CUBA

Para Carreras, en estos momentos tanto España como la Unión Europea (UE) y Estados Unidos deben "solidarizarse con el proceso interno de cambios" que vive el país caribeño y dar a los cubanos "la mayoría de edad para que sean ellos quienes decidan".

Además, a su juicio tanto los ciudadanos como los gobiernos de todo el mundo deben apoyar a los presos de conciencia de la isla que, según Amnistía Internacional (AI), son alrededor de 80, una veintena de ellos periodistas y defensores de los Derechos Humanos. Según cifras de la disidencia interna, rondan los 300 reos.

Los ciudadanos que visiten la isla pueden solidarizarse con los disidentes internos de muchas formas, según Carreras. Desde realizar una llamada de apoyo hasta visitas para entregarles medicinas, libros o juguetes para los hijos de los presos, una iniciativa que --reconoce el presidente de Solidaridad-- entraña sus riesgos pero que puede llevarse a cabo siguiendo los consejos y datos que se marcan en la 'Guía Turística y Solidaria de Cuba' publicada en la web de la organización, http://www.solidaridadconcuba.com.