4 de abril de 2007

Cuba.- La Unión Liberal Cubana cree que la visita de Moratinos se abre "nueva herida" entre España y el pueblo cubano

MADRID, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Unión Liberal Cubana (ULC) aseguró hoy que tras la visita oficial a Cuba del ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Angel Moratinos, se ha abierto una "nueva herida" entre el Gobierno español y el pueblo cubano al producirse un mayor "distanciamiento" hacia la oposición democrática cubana.

"El encuentro de Moratinos con representantes del Gobierno cubano refuerza el régimen sin que éste adopte medida alguna que vislumbre una transición a la democracia", asegura la ULC, que recuerda al Gobierno que la oposición es un actor importantísimo de la sociedad cubana de hoy y su papel será primordial en una transición pacífica.

Así, considera que el pueblo cubano puede percibir la actitud del Gobierno español no solamente como "cómplice" del régimen, sino también como una actitud únicamente interesada en salvaguardar los intereses económicos y empresariales de España por encima de los valores morales, éticos y sobre todo democráticos.

"Si durante el siglo XX se criticaba a los Estados Unidos por el acercamiento a las dictaduras, la ULC no entiende que eso mismo se practique con la dictadura cubana por parte de España", añade este partido cubano en el exilio.

En este punto, la ULC asegura observar con "suma preocupación" el distanciamiento de España de la posición de la Unión Europea de 1996 ya que si bien permite el diálogo "crítico y exigente" con las autoridades cubanas para ayudar a una transición pacífica y respeto a los Derechos Humanos exigía a las autoridades europeas que visitasen la isla demostrar "respaldo expreso" a la disidencia.

Asimismo, la Unión Liberal Cubana considera un hecho grave negar entrevistas a dos Premios Sajarov del Parlamento Europeo como son Oswaldo Payá, líder del Movimiento Cristiano de Liberación, y las Damas de Blanco, esposas y familiares de los presos políticos.

También protesta enérgicamente por las declaraciones del ministro de Exteriores cubano, Felipe Pérez Roque y el "tácito consentimiento" de Moratinos en las que afirmaba que en Cuba no hay presos políticos, no hay gente en la cárcel por pensar diferente, sino hay mercenarios y personas condenada por actos violentos y de terrorismo.

Por último, recuerda al gobierno español y al cubano que los Derechos Humanos son un valor universal y no un asunto interno como quieren pretender ambos. "La Declaración Universal de los Derechos Humanos, de 1948, fue firmada por ambos países y su respeto alcanza una gran importancia en la cultura jurídica internacional", concluyó.