4 de febrero de 2006

Cuba/Vene.- Castro califica de "vergüenza" las declaraciones de Rumsfeld y Chávez se siente "honrado" ante las críticas

LA HABANA, 4 Feb. (EP/AP) -

Ante una multitud de miles de personas reunidas en la Plaza de la Revolución, el presidente venezolano Hugo Chávez recibió ayer viernes por la noche el Premio Internacional José Martí de manos de su homólogo y amigo Fidel Castro.

Castro y Chávez se abrazaron y apretaron sus manos mientras observaban el diploma acreditativo del galardón auspiciado por la UNESCO.

"Este premio se otorgó a propuesta de seis países latinoamericanos", dijo Castro cuando leyó los argumentos del jurado que lleva el nombre del más destacado prócer isleño y está destinado a recompensar la actividad en temas como integración latinoamericana y preservación de las tradiciones culturales.

Mientras tanto, las tensiones entre Caracas y Washington volvieron a incrementarse el viernes con el retiro de diplomáticos de ambos países y una fuerte retórica de acusaciones mutuas. Chávez informó el jueves su decisión de expulsar de Caracas al agregado naval de la embajada estadounidense, John Correa, acusándolo de espionaje. Washington hizo lo mismo el viernes con la diplomática Jenny Figueredo Frías, de la representación de Caracas en Estados Unidos.

Paralelamente, funcionarios norteamericanos criticaron al mandatario venezolano. El jueves, el secretario de Defensa Donald H. Rumsfeld comparó a Chávez con Adolf Hitler, y el responsable de la comunidad de inteligencia estadounidense, John Negroponte, se mostró preocupado por el "populismo" de Chávez y su acercamiento a países como Cuba, Corea del Norte e Irán, que frecuentemente tienen desavenencias con Washington.

Castro contestó con ironía las palabras de los miembros del gobierno estadounidense.

"Los que se preocupan por el pueblo, por la salud, por el empleo, son los líderes populistas", y agregó: "Como si las personas fueran bobas".

También calificó de una "vergüenza" las palabras de los funcionarios y lamentó que la seguridad mundial estuviera en manos de "personas enajenadas", en referencia a las autoridades de Estados Unidos.

Unos minutos después Chávez dijo sentirse "honrado con los comentarios procedentes del Gobierno norteamericano".

"Si ladran los perros Sancho, es que cabalgamos. Que ladren los perros del imperio, ése es su papel, el nuestro batallar para lograr la verdadera liberación de nuestros pueblos", expresó el venezolano parafraseando a El Quijote.

Paralelamente, Estados Unidos tiene un frente de conflicto abierto con Cuba debido a la colocación de un cartel lumínico en la sede estadounidense en la isla, desde el cual se transmiten mensajes de derechos humanos y frases de líderes anticomunistas como Lech Walesa.