13 de septiembre de 2006

Cuba.- El vicepresidente Lage llama a la unidad de los No Alineados frente a la "dictadura mundial" de EEUU

LA HABANA, 13 Sep. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente de Cuba, Carlos Lage, hizo hoy un llamamiento a la unidad del Movimiento de Países No Alineados (NOAL) y aseguró que otro mundo es "necesario, urgente y posible" para el cual, según destacó, "no hacen falta guerras para conquistarlo".

Así lo aseguró Lage en el marco de la inauguración de los trabajos de la reunión ministerial previa a la Cumbre de Jefes de Estado de los NOAL, prevista el viernes y sábado próximo en La Habana y donde se espera la presencia de Fidel Castro.

Lage precisó que la cita de La Habana tiene lugar en momentos en que una nación ejerce presiones, en referencia a Estados Unidos, que se considera con el derecho de invadir cualquier país para alcanzar sus objetivos y conduce al mundo a su propia destrucción.

El neoliberalismo ha creado la nueva categoría de "sobrantes humanos", indicó el vicepreisdente, que advirtió que se quiere imponer una verdadera "dictadura mundial" mediante la guerra y el poder económico.

"Pretendiendo desfigurar la realidad con un discurso intolerante, hay que denunciar las agresiones de Israel contra Líbano y Palestina y defender el derecho de las naciones a acceder a la energía nuclear con fines pacíficos", añadió en referencia a Irán.

Así, consideró que el terrorismo es consecuencia de la injusticia, "falta de educación y cultura, pobreza, desigualdad, humillación de naciones enteras y el desprecio y subestimación de una creencia y no de ideologías radicales que deban ser barridas con bombas y misiles".

El vicepresidente cubano instó a luchar por un nuevo orden internacional "más justo y equitativo" en el cual prime un trato especial y diferenciado para los países del tercer mundo, según informa la agencia Prensa Latina.

"Las actuales organizaciones financieras internacionales están desacreditadas e incapacitadas para comprender y dar respuesta a nuestros problemas" y deben ser abolidas y sustituidas por otras, añadió Lage.

Por último, dijo que la ONU debe reformarse para ser instrumento de cooperación y paz, para lo cual abogó por ampliar el Consejo de Seguridad, modificar sus métodos de trabajo, hacer más transparentes sus deliberaciones y erradicar "el humillante privilegio del veto".

"Somos no alineados a las guerras, al terrorismo, la injusticia, las desigualdades y los dobles raseros y alineados con la paz y la justicia", sentenció y exhortó a luchar por "un mundo en que sea impensable la agresión y la ocupación de país alguno".