3 de noviembre de 2006

Cumbre.- Annan alaba la "innovadora" regulación de inmigrantes ilegales en España al vincularla al mercado de trabajo

El máximo responsable de la ONU advierte de que la desigualdad y pobreza son retos "persistentes" en Latinoamérica pese al crecimiento económico

MONTEVIDEO, 3 Nov. (Del enviado especial de EUROPA PRESS, Antonio Rodríguez) -

El secretario general de la ONU, Kofi Annan, alabó esta tarde la "innovadora" regulación de inmigrantes en situación irregular que hizo España en 2004 al vincular esta decisión al mercado de trabajo, según indicó en su discurso en la ceremonia de inauguración de la XVI Cumbre Iberoamericana de Montevideo.

"Algunos de sus países han empezado a aplicar prácticas gubernamentales innovadoras al pasar la cuestión de la migración de los ministerios del interior a los ministerios de trabajo, vinculándola así al mercado de trabajo. Y al trabajar en pro de la legalización de los migrantes irregulares, algunos gobiernos están logrando que contribuyan a financiar los servicios sociales", señaló.

El máximo responsable de la ONU centró parte de su intervención en el fenómeno de las migraciones al ser un componente esencial de la experiencia iberoamericana. "Sólo el año pasado, América Latina y el Caribe generaron un total de 26 millones de migrantes internacionales, lo cual representa el 13 por ciento del total mundial. Por supuesto, los Estados Unidos continúan siendo el país de destino para la gran mayoría de los migrantes de la región, que se caracterizan por los firmes lazos que mantienen con sus países de origen. Pero al mismo tiempo, tres millones de migrantes internacionales se han trasladado entre países de América Latina", indicó.

Ello coincide, según explicó, con las iniciativas encaminadas a facilitar la movilidad entre los países de la CARICOM, el MERCOSUR y la Comunidad Andina de Naciones. "Y muchos de ellos parten para nuevos destinos, como España, que se ha convertido en el segundo país de destino de los migrantes de su región", recordó.

Annan se dirigió a los mandatarios iberoamericanos para constatar que su "amplia experiencia" ha dado lugar a políticas y prácticas recomendadas que pueden servir como "valiosos puntos de referencia" para la comunidad internacional. "Han acumulado una experiencia muy valiosa en la gobernanza de la migración, las consecuencias de la migración para las mujeres y las familias, la necesidad de proteger los derechos humanos de los migrantes y la pérdida de capital humano causada por la migración de profesionales de países con economías pequeñas", reconoció.

El máximo responsable de la ONU participó por segunda vez consecutiva en las Cumbres Iberoamericanas, el pasado año estuvo en Salamanca, y tendrá ocasión de despedirse de la mayoría de los mandatarios antes de abandonar su cargo a finales de año.

"Me complace especialmente estar con ustedes en un momento en que las Naciones Unidas se esfuerzan por forjar alianzas más sólidas con las organizaciones regionales y otras organizaciones intergubernamentales. El hecho de que hayan afianzado la Secretaría General Iberoamericana ayudará sin duda alguna a estrechar la cooperación entre nosotros", aseguró en la ceremonia de inauguración de la Cumbre.

En su opinión, muchos de los países iberoamericanos ya desempeñan individualmente una función "crucial" en el fortalecimiento y la renovación de las Naciones Unidas, desde integrar la nueva Comisión de Consolidación de la Paz y el Consejo de Derechos Humanos hasta participar en las operaciones de mantenimiento de la paz en todo el mundo, por ejemplo en Haití, que presenta "una de las situaciones más difíciles" de América.

"DESIGUALDADES ARRAIGADAS"

La Comunidad Iberoamericana está empezando, a su juicio, a hacer frente a retos que junto con la ONU deberá abordar "seriamente" en el futuro. "Uno de esos retos es las desigualdades arraigadas. Todos esperábamos que la globalización nos acercaría; sin embargo, en algunos aspectos nos ha alejado aún más. Las corrientes financieras netas siguen fluyendo de países pobres a países ricos, como agua contra corriente. Incluso los países en desarrollo que se están poniendo a la altura con los demás en relación con el producto interno bruto total lo están haciendo a expensas de un gran aumento de las desigualdades en los ingresos y en la distribución de la riqueza de su población", señaló.

Annan dejó claro que en Latinoamérica la desigualdad y la pobreza son "retos persistentes" pues la región tiene el grado de desigualdad "más alto del mundo" en la distribución de los ingresos y 220 millones de personas viven en la pobreza.

Sin embargo, aunque la región continúa mostrando un dinamismo menor que otras regiones del mundo en desarrollo, hay indicios de "verdaderos progresos" ya que la región registrará un crecimiento de un 5% en 2006, la segunda vez en 25 años que experimentará cuatro años consecutivos de crecimiento. "El producto interno bruto regional refleja un aumento acumulativo de más de un 17%. El crecimiento económico ha repercutido favorablemente en el mercado de trabajo y en el empleo. Y aunque 18 millones de personas de la región están desempleadas, la tasa de desempleo a fines del pasado año fue la más baja de toda una década", resumió.

40% LATINOAMERICANOS EN LA POBREZA

Pese a ello, insistió en que cuatro de cada diez personas de la región viven en la pobreza, "una pobreza que no sólo significa unos ingresos insuficientes para atender las necesidades básicas sino que también entraña la exclusión social" en sus respectivos países.

"Aplaudo la energía y la urgencia con que sus gobiernos afrontan los retos del desarrollo social formulando programas para aliviar la pobreza y combatir sus causas estructurales. Y les felicito por haber aprobado aquí, el pasado mes de marzo, la resolución de Montevideo, en la que se comprometieron a armonizar los programas de derechos sociales a fin de promover la protección social y la solidaridad", manifestó.

Asimismo, se refirió a la Ronda comercial de Doha ya que algunos "reveses lamentables" han hecho que algunos contemplen la posibilidad de "conformarse con algo menos" que una verdadera ronda de negociaciones para el desarrollo o con que no se celebre ninguna ronda.

"Esto no debe pasar. La Unión Europea tiene que cumplir una importante función y salvar la ronda de negociaciones: esperamos que España y Portugal tomen la iniciativa y logren que siga su curso. Sobre todo, esperamos que la Conferencia Iberoamericana prosiga su valiosa labor para estrechar la cooperación y profundizar el entendimiento entre el Norte y el Sur", reclamó.

En último término, les dio las gracias a todos por la "excelente colaboración" con la que han trabajado durante los diez años que ha sido secretario general de Naciones Unidas. "No hubiera podido cumplir mi misión sin el apoyo de sus gobiernos y de sus pueblos. Les deseo suerte en sus actividades", concluy