30 de noviembre de 2009

Cumbre Ib.- Cuba pide el cierre de Guantánamo y de todas las bases de EEUU y no reconocer las elecciones en Honduras

ESTORIL (PORTUGAL), 30 Nov. (De la enviada especial de EUROPA PRESS, Leyre Guijo) -

El ministro de Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, aprovechó su intervención este lunes en la XIX Cumbre Iberoamericana para pedir a Estados Unidos que cierre su base en la isla y todas las bases que tiene en los países de la región y para reclamar que no se reconozcan las elecciones presidenciales celebradas ayer en Honduras.

El canciller, que trasladó a los participantes un "caluroso saludo" del presidente cubano, Raúl Castro, dedicó gran parte de su intervención a hablar del tema de la innovación y el conocimiento, eje central de esta edición de la cumbre. Según él, estos aspectos exigen "un clima de paz y de seguridad".

Sin embargo, denunció, "el Gobierno de Estados Unidos amenaza a los pueblos latinoamericanos con el desarrollo de una doctrina militar agresiva (...) y con el establecimiento de bases, cuyo propósito es la dominación y la intervención" y "acercar el poderío militar estadounidense a las ricas fuentes de materias primas y recursos energéticos que posee la región".

Con esta actuación, según Rodríguez, Washington "apunta" no sólo contra Venezuela, "que tiene todo el derecho de defenderse, sino contra todos los Estados de la región". "América Latina y el Caribe debe ser territorio libre de bases militares extranjeras", defendió el canciller cubano, reclamando "el cierre de la base de Guantánamo, del campo de tortura allí instalado y la devolución del territorio que usurpan a nuestro país".

Por otra parte, el ministro cubano acusó a Estados Unidos de instigar y apoyar el "golpe militar" en Honduras donde, según él, se ha instalado "una dictadura". Así las cosas, consideró que "reconocer al gobierno espurio que de estas elecciones ilegítimas emerja, traicionaría los principios de paz, democracia y justicia que se proclaman".

Por ello, defendió que los jefes de Estado y de Gobierno participantes en la cumbre -a la que han faltado ocho de los 22 mandatarios-- se manifiesten en esta línea. "Tenemos la profunda convicción de que el pueblo hondureño, con su lucha, dirá la última palabra", agregó.

"América Latina y el Caribe reclaman también el derecho de sus pueblos a vivir en paz y a construir un futuro de justicia, en el que la innovación y el conocimiento sean fuente de virtud, no instrumentos de guerra", concluyó.