8 de noviembre de 2007

Cumbre-Iglesias destaca las Cumbres Iberoamericanas porque crean "clima de confianza" entre los países y sus gobernantes

MADRID, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

El secretario general iberoamericano, Enrique V. Iglesias destacó hoy el valor de las Cumbres Iberoamericanas porque son un espacio de diálogo entre los jefes de Estado de la región que contribuyen a crear un "clima de confianza".

En declaraciones a la cadena Ser desde Santiago de Chile, donde hoy comienza la XVII Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y de Gobierno, Iglesias declaró que estas son un encuentro en el que los jefes de Estado y de gobierno "se reúnen solos, sin ningún tipo de ministros al lado, sino para conversar entre ellos". "Hay que valorar esas cosas, son gestos que no se concretan en hechos escritos sino que se concretan en un clima de confianza", acotó.

El alto responsable de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) explicó también a la citada cadena radiofónica el acuerdo que se firmará en la XVII Cumbre cuyo tema central es la cohesión social. Se trata del convenio multilateral de seguridad social, mediante el cual "más de cinco millones de personas, los que son migrantes en los países de la región, van a poder acumular sus servicios".

Con ello, y a partir de que cada país ratifique y se incorpore al convenio, será posible, por ejemplo que "el que trabajó 10 años en Uruguay y se fue 15 años a trabajar a España, va a tener 25 años de aportes que van a permitirle jubilarse por el reconocimiento total de sus años de trabajo en todas partes".

"Eso le da una gran tranquilidad a los emigrantes; ya hay convenios bilaterales, pero esto los extiende a todos los países de la región", opinó Iglesias.

Por último el secretario de la SEGIB consideró que los episodios racistas que se han registrado en las últimas semanas "son hechos aislados que no deben reproducirse" y los tildó de "reprobables y rechazables", sin embargo, consideró que no son la norma general en cuanto al "trato que España da a los inmigrantes" y que estos sucesos son "la excepción" y "no son lo que uno percibe realmente".

"Yo soy inmigrante así que puedo apreciar la forma en que se recibe y se trata a la gente. Creo que en términos comparativos España lo hace bien", concluyó.