3 de noviembre de 2006

Cumbre.- Kirchner llega a Montevideo y evita participar en el inicio de la Cumbre Iberoamericana

MONTEVIDEO, 3 Nov. (Del enviado especial de EUROPA PRESS, Antonio Rodríguez) -

Los ministros de Asuntos Exteriores de los países iberoamericanos consensuaron esta tarde un comunicado especial en el que "rechazan" el muro fronterizo que Estados Unidos ha decidido construir en su frontera con México, según informó el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, en rueda de prensa.

"El texto propuesto por México es de rechazo a la decisión del Gobierno de Estados Unidos. No hay condena y se ha adoptado sin dificultades por parte de todos los países participantes en la Cumbre Iberoamericana", manifestó el jefe de la Diplomacia española.

Preguntado si España fue uno de los países que pidió que se rebajase el tono de la declaración, el ministro indicó que todos los comunicados han sido objeto de negociación y debate entre los 22 países iberoamericanos." Hubo una primera propuesta y muchos intervinientes, entre ellos España, trabajaron para darle mayor consistencia a la propuesta y participamos en la redacción final", subrayó.

Moratinos hizo hincapié en que España quiere que la inmigración se lleve a cabo a través "del diálogo, la colaboración y cooperación" entre los distintos países de origen, tránsito y destino de inmigración. "Animamos a entablar un diálogo entre EEUU y México y que busquen una solución que no pase a través de los muros sino a través de la diplomacia para controlar mejor las fronteras y garantizar mejor los derechos de los inmigrantes", incidió.

Bajo el título 'Comunicado especial contra la construcción de un muro en la frontera México-Estados Unidos', se indica que "constituye una medida unilateral, contraria al espíritu de entendimiento que debe caracterizar la atención de problemas comunes entre países vecinos".

El texto, que aún debe ser ratificado por los mandatarios el domingo al final de la XVI Cumbre Iberoamericana, subraya que los países iberoamericanos hacen "un firme llamado al Gobierno de Estados Unidos para que reconsidere la construcción del muro divisorio en América".

"Exhortamos a las autoridades de dicho país a que desarrollen medidas tendientes a la regularización de trabajadores procedentes de otros países y a que pongan en marcha programas de trabajadores temporales que aseguren el pleno respeto de sus derechos humanos y laborales", se concluye en el comunicado.

El presidente estadounidense, George W. Bush, sancionó el pasado 26 de octubre una ley que autoriza a construir 1.100 kilómetros de muro a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos. En la actualidad viven unos 11 millones de mexicanos viven en Estados Unidos, la mitad de ellos de forma ilegal.