8 de noviembre de 2007

Cumbre.- Los ministros de Exteriores iberoamericanos inician la XVII Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno

Chile alerta sobre la violencia como uno de los principales problemas causados por la globalización.

SANTIAGO, 8 Nov. (De la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

Los ministros de Asuntos Exteriores de los 22 países que participan en la XVII Cumbre Iberoamericana de y jefes de Estado y de Gobierno, dieron inicio hoy en Santiago al encuentro internacional que se realiza en Santiago de Chile entre hoy jueves y mañana viernes.

Reunidos en Espacio Riesco, al norte de la capital chilena, los ministros de Exteriores deberán revisar los documentos de los equipos de trabajo multilaterales que trabajaron previamente a la Cumbre y que permitirán redactar el Convenio Multilateral Iberoamericano de Seguridad Social, que será firmado por los mandatarios asistentes durante la ceremonia de clausura, que se realizará pasado mañana sábado.

Los jefes diplomáticos recibirán el informe del Secretario General Iberoamericano, Enrique V. Iglesias sobre las actividades de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) y asistirán a la presentación de su Proyecto de Programa de Trabajo 2008.

El ministro de Estado y de Negocios Extranjeros de Portugal, Luis Amado, realizará una presentación sobre los trabajos de la Presidencia de Portugal de la Unión Europea, especialmente en lo que se refiere a las relaciones de Europa con América Latina.

Al iniciar el encuentro de jefes de la diplomacia, el ministro chileno de Exteriores, Alejandro Foxley, dijo que uno de los principales desafíos de la globalización es combatir la delincuencia y la violencia, ya que "América Latina es la segunda del mundo más afectada por la violencia después de África".

En ese marco, destacó como única herramienta para la exclusión y la pobreza un sistema de protección social similar al que se ha implantado en la península Ibérica, el cual deja la lección de "no hay ni democracia ni crecimiento económico sin un sistema de protección social que proteja a los más vulnerables y desprotegidos del proceso de globalización".