3 de noviembre de 2006

Cumbre.- Moratinos aclara que no hay voluntad de España ni debate europeo de imponer visado a los argentinos

MONTEVIDEO, 3 Nov. (Del enviado especial de EUROPA PRESS, Antonio Rodríguez) -

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, quiso esta tarde zanjar la polémica creada por sus declaraciones en el diario argentino 'Clarín' y aclaró que no hay voluntad de España ni debate a nivel europeo a la hora de imponer visados de entrada a los argentinos.

Moratinos explicó en rueda de prensa que creía que le preguntaron por Bolivia en vez de Argentina. "Me preguntaron sobre Bolivia y dije que había un debate en el tema europeo sobre la manera de abordar la imposición de un visado. No está en la voluntad del Gobierno español ni en el debate europeo. No se va a imponer el visado a los argentinos y ni se está planteando", apuntó.

El jefe de la Diplomacia española insistió en que no debe haber "ninguna preocupación" en el país sudamericano sobre esta cuestión porque no se plantea ni se ha planteado la petición de visado a argentinos. "La periodista, pues sí pudo hacer esa pregunta, y yo le contesté de la manera que señala. No voy a entrar en polémicas innecesarias, pero lo que me preguntó era sobre Bolivia y luego derivó, pero no en el sentido que me hizo la pregunta", añadió.

Con el fin de corroborar sus palabras, incidió en que tanto el presidente argentino, Néstor Kirchner, como su homólogo argentino, Jorge Taiana, no se han preocupado "en absoluto" por este hecho. "No hay ninguna preocupación en Argentina al respecto porque no se plantea la petición de visado por parte de España ni de la Unión Europea", reiteró.

El hecho de que se haya impuesto visados a Ecuador y Colombia y ahora se estudie la misma medida para Bolivia no son, a su juicio, una estrategia establecida por la UE al respecto. "No hay ninguna estrategia. Europa mantiene una relación privilegiada y estratégica con América Latina y eso se demuestra por las cumbres. Lo que queremos es establecer una serie de relaciones que mejoren, garanticen y protejan a los ciudadanos latinoamericanos", puntualizó.

En su opinión, la mayor preocupación que tienen los europeos es que "toda la relación y llegada de ciudadanos iberoamericanos a Europa se haga con la mayor garantía posible y por eso, en algunos casos, se establece el visado, y en otros pues no se plantea".