10 de noviembre de 2007

Cumbre.- El PP considera que la Cumbre es la "última oportunidad" de Zapatero para rectificar una "política errónea"

Moragas pide "seguridad jurídica" para favorecer las inversiones españolas en América Latina

MADRID, 10 Nov. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Relaciones Internacionales del PP, Jorge Moragas, consideró que el presidente del Gobierno, José Luis Zapatero, está ante su "última oportunidad" de rectificar "una política errónea, entre la equidistancia y la ambigüedad" y que demuestre su apoyo a las democracias de América Latina, con motivo de la celebración en Santiago de Chile de la de la XVII Cumbre Iberoamericana, añadiendo la necesidad de que España debe hacer lo posible para defender "la seguridad jurídica" de las empresas españolas en el continente.

"Lo que queremos pedir a Zapatero es que no nos falle otra vez", declaró Moragas a Europa Press. El secretario pidió al presidente que "no confunda los valores que debe defender", al tiempo que le solicitó adoptar una postura firme que limpie la imagen de la política española, situada "entre la equidistancia y la ambigüedad".

Moragas instó a Zapatero a apoyar a "los medios de comunicación libres en Venezuela", a dar su respaldo a la democracia colombiana y a que "no esté del lado de terroristas como las FARC o de los dictadores como Castro".

INSEGURIDAD JURÍDICA

Por otra parte, el secretario pidió al Gobierno español que apoye "el derecho" de preservar un mínimo de seguridad jurídica para favorecer las inversiones en América Latina, ya que "sin seguridad no hay inversión y sin inversión no hay desarrollo", comentó.

"Es una ecuación sencilla, pero hay que creérselo", afirmó Moragas, que acusó al PSOE de "no mantener ese discurso", lo que, a su entender, ha dado lugar a lugar a "ambigüedades nada positivas para los intereses empresas españolas".

El secretario de Relaciones Internacionales del PP resaltó que la "apuesta" de las compañías españolas en Latinoamérica "es una apuesta estratégica, pero no especulativa". Así, Moragas pidió al Gobierno "que explique a sus contrapartes que la seguridad jurídica no es un capricho de los capitalistas sino una condición del estado de derecho" importante para que dicha apuesta "se intensifique y se consolide en el tiempo".