10 de noviembre de 2007

Cumbre.- El PP responsabiliza a Moratinos de los comentarios de Hugo Chávez contra Aznar y la CEOE

Moragas solicita a Zapatero que defienda al ex presidente del Gobierno de las "insultantes" declaraciones del "caudillo iluminado".

MADRID, 10 Nov. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Relaciones Internacionales del PP, Jorge Moragas, responsabilizó hoy al ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, de respaldar los comentarios del líder venezolano sobre la participación de la CEOE en el golpe de Estado de 2002 contra su Gobierno y solicitó al presidente del Gobierno, José Luis Rodriguez Zapatero, que defienda a José María Aznar contra las declaraciones "insultantes" realizadas ayer por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, durante la jornada inaugural de XVII Cumbre Iberoamericana, en las que tachó al ex presidente español de "fascista".

En declaraciones a Europa Press, Moragas responsabilizó a Moratinos de las declaraciones del líder venezolano, y le instó a "madurar y no criticar a un ex presidente democrático de España mientras viaja por medio mundo abrazando a dictadores".

Asimismo, el secretario recordó que "fue Moratinos el que llamó 'golpista' a Aznar en la Comsión de Exteriores de 2004, así como en el Congreso, y ayer mismo le criticaba internacionalmente", y recordó la comparecencia pública del ministro en el programa '59 Segundos' de TVE, en 2004, en la que Moratinos afirmó que "el embajador español (en Caracas) con el anterior Gobierno recibió instrucciones de apoyar el golpe".

"El ministro ensucia el terreno que tiene que limpiar, es como el pirómano que actúa como bombero", consideró Moragas, que aprovechó para calificar a Moratinos como "ejemplo de incompetencia total o de cinismo inaceptable".

CAMBIO DE POSTURA

Moragas pidió a Zapatero que "rectifique su postura inmediatamente", o de lo contrario su nombre "quedará identificado para siempre como el único dirigente occidental que alimentó y protegió al mayor peligro que tiene la democracia iberoamericana, que no es otro que Hugo Chávez".

Para proteger a los miembros que hayan pertenecido o pertenezcan al Gobierno español de las declaraciones de "este caudillo iluminado", como calificó Moragas a Chávez, el secretario de Relaciones Internacionales sugirió al presidente español que haga uso de la declaración de Viña del Mar (Chile) --firmada en la Cumbre Iberoamericana de 1996--, que establece "una suerte de cláusula democrática que el Gobierno español debe defender siempre".

Durante su comparecencia en la cumbre que tiene lugar en Chile, el presidente venezolano no sólo criticó a Aznar, sino que acusó directamente a los dirigentes de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) de orquestar un golpe de Estado contra su Gobierno. Moragas se limitó a responder que "Chávez miente cuando mueve los labios, y con éso está dicho todo".