3 de noviembre de 2006

Cumbre.- El Rey traslada un mensaje de "ilusión, confianza y esperanza" por el futuro de las Cumbre Iberoamericanas

MONTEVIDEO, 3 Nov. (Del enviado especial de EUROPA PRESS, Antonio Rodríguez) -

El Rey Juan Carlos trasladó hoy en la ceremonia de inauguración de la XVI Cumbre Iberoamericana de Montevideo (Uruguay) un mensaje de "ilusión, confianza y esperanza" por el futuro de este tipo de reuniones anuales que citan a los países iberoamericanos.

En primer lugar ilusión pues, tras dieciséis años de Cumbres, el monarca sabe "por experiencia propia" que cada nueva edición siempre supone "un paso más en la consolidación" de la Comunidad Iberoamericana. "Montevideo cubrirá, sin duda, un nuevo jalón en ese camino", aseveró.

En cuanto a la confianza, el Rey constató que ya se dispone de un "alto grado de madurez" en la organización de estas Cumbres, reforzado por el funcionamiento de la Secretaría General Iberoamericana. "Y esperanza en el futuro, pues nuestro sistema de Cumbres atiende a la creciente necesidad de cooperación y de expresión de nuestra voz en un marco internacional en el que se perciben cada vez más el valor y los perfiles distintivos de nuestra Comunidad", añadió.

Una vez que el lema de esta cita de Montevideo es 'Migración y Desarrollo', don Juan Carlos subrayó que el fenómeno migratorio no es ajeno a los pueblos iberoamericanos. "Ha sido, de hecho, uno de los elementos más relevantes en el secular proceso de formación histórica de nuestra Comunidad. Hoy nos disponemos a abordarlo serenamente, con rigor, solidaridad y con la mirada puesta en el respeto y la protección de los legítimos intereses de las sociedades de origen y de acogida", explicó.

Asimismo, abordó la proyección exterior de la Comunidad Iberoamericana, "objetivo presente" desde el inicio mismo de estas reuniones en 1991. "Y es que lo que podemos hacer aisladamente cada uno de nosotros, se multiplica claramente si lo hacemos todos de manera coordinada y conjunta", destacó el jefe del Estado.

Igualmente, resaltó que en este último año la Conferencia Iberoamericana ha obtenido el estatuto de observadora en Naciones Unidas y que ha participado "activamente" en la promoción del diálogo entre Iberoamérica y la UE. "Ello explica nuestro compromiso con la paz a escala internacional, con la defensa de la democracia y el respeto de los Derechos Humanos, de promover el desarrollo económico y de combatir la pobreza", concluyó.