12 de mayo de 2006

C.Viena.- Lula promueve en Viena una Cumbre para terminar con éxito la Ronda de Doha

VIENA, 12 May. (de la enviada especial de EUROPA PRESS Clara Pinar) -

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, celebró hoy varias reuniones con líderes europeos en las que defendió la necesidad de celebrar una cumbre al más alto nivel para tratar de desbloquear las negociaciones de la Ronda de Desarrollo de Doha (RDD), según explicó en rueda de prensa su ministro de Exteriores, Celso Amorim.

Lula se reunió esta mañana con el primer ministro británico, Tony Blair; la canciller alemana, Angela Merkel, y el canciller federal de Austria y presidente semestral de la UE, Wolfgang Schussel, y esta tarde con el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, y el primer ministro portugués. José Sócrates, para hablar de "un tema de importancia central para Brasil y para todos los que estamos, la RDD", dijo Amorim.

Aunque agregó que Lula de momento no está proponiendo la idea con una fecha determinada, el ministro brasileño explicó la intención de Lula de reunir a los líderes, particularmente del G-20 -donde se encuentran países como Brasil,.China, India o Sudáfrica- con los de la UE, cuyo acercamiento "es esencial para la conclusión de la RDD", aseguró.

El mensaje fundamental que trasladó Lula a sus homólogos europeos fue la importancia de concluir un acuerdo comercial multilateral en el seno de la Organización Mundial del Comercio (OCM) y ver "cómo hacer avanzar las negociaciones" y "cuál es el campo posible de compromiso".

Amorim señaló que el eventual acuerdo tendrá que tener los tres lados de un triángulo que se compone, por una parte, de "un acuerdo en la apertura de mercados agrícolas", de "los subsidios domésticos de Estados Unidos, pero también de la UE" y, en tercer lugar, de "qué se espera de la apertura en bienes industriales y servicios en países en desarrollo como Brasil".

Advirtió, no obstante, que "los lados del triángulo no son iguales", puesto que "las concesiones tienen que ser directamente proporcionales al grado de desarrollo (de los países) y los beneficios, inversamente proporcionales al grado de crecimiento".

ACUERDO UE-MERCOSUR

Amorim recordó que la importancia de finalicen las negociaciones de la RDD tiene que ver con la eventual conclusión de la acuerdo de asociación que negocian desde 1999 la UE y el Mercosur.

"Brasil tiene un gran interés en un acuerdo Mercosur-UE, pero es muy obvio que tiene que esperar al encarrilamiento o una visión clara de lo que va a pasar en la RDD", dijo Amorim, que apuntó que ésta "no es sólo una opinión de Brasil, es generalizada".

A pesar de que Bruselas y Mercosur negocian desde hace siete años y que los contactos han pasado por importantes dificultades y falta de avances, el ministro boliviano señaló que "no estoy de acuerdo con que las negociaciones estén estancadas" y aseguró que "en los últimos meses ha habido una colaboración útil y silenciosa".